• |
  • |

De la primera fecha del Torneo Apertura quedó un sabor agradable de los supuestos clubes “pequeños”.

Mientras Juventus le sacó un 3-3 al Diriangén en Diriamba, el Managua F.C. fue sacudido con tres goles del Chinandega F.C. en un duelo en que resaltó la garra o el juego brusco de la “Franja”, además de una pésima decisión del árbitro, René Guerrero, una de esas que ponen en entredicho su imparcialidad.

Los Leones Azules, a pesar de que dominaban el partido, se pusieron atrás en el marcador por un penalti que cometió el portero Marcos Landero y cobró en gran forma el argentino Roberto Chanampe.

Minutos después el jugador chinandegano Kevin Pichardo le metió un “patadón” al volante Edwin Herrera, del Managua, y fue tan impresionante el golpe que se oyó el eco en las graderías del Cransahw. Pero la decisión de Guerrero causó más bullicio en todo el estadio cuando le sacó amarilla en una jugada que era a todas luces para roja y además se atrevió a reclamarle a Herrera, quien se retorcía en el suelo de dolor, diciéndole: “levántate que nada te hizo, te dio en la chimpinillera” y dio la vuelta sin ver en realidad las consecuencias de la jugada.

El resultado de esa cobarde acción, que debería ser objeto de sanción al jugador y al menos un llamado de atención fuerte al árbitro, fue una operación efectuada ayer a Herrera en un hospital capitalino por fractura total de la tibia de su pierna derecha, por lo que necesitará unos seis meses aproximadamente antes de volver a las canchas.

Y en el otro juego, Real Madriz, con solo una semana de haber comenzado a entrenar, metió en apuros al Ferreti, que por cierto se desconoce por qué su técnico, José Valladares, dirige desde las gradas. Según información extraoficial, los dirigentes ferretistas no pretenden renovarle contrato.