•   Acapulco / México Enviado Especial / END  |
  •  |
  •  |

Todo sacrificio tiene su recompensa. Al menos para Juan Palacios, 28 (21 KO)-3,  calza a la perfección ese dicho. Ayer después de un corrin por la madrugada y entrenamiento por la tarde, el campeón mundial mínimo interino AMB, aterrizó en las 105 libras (báscula no oficial) y hoy planea frenar el péndulo en el primer intento en la ceremonia de pesaje que se realizará en el Centro de Convenciones a las 12 del mediodía.

La acción llenó de entusiasmo al séquito que acompaña al monarca en esta interesante, pero a la vez peligrosa ciudad turística de Acapulco. El tonelaje reflejado en la báscula es producto del trabajo sazonado de varias semanas y la disciplina que caracteriza a Palacios.

“Me siento contento y fuerte. Ahora solo me queda cumplir con el pesaje y el sábado a defender con honor, con amor patrio mi corona mundial, porque esta bendición que Dios me dio no me la dejaré quitar”, indicó Juan, quien cenó con productos naturales Herbalife y después se fue a descansar. La dormida lo bajará una libra.

Palacios ha pasado la mayor parte del tiempo en su habitación, a diferencia de su combate de mayo pasado en San Martín, Texmelucan, contra Samuel Gutiérrez, que estuvo más activo por la pequeña ciudad. Sin embargo, ha lucido fuerte y seguro de su triunfo.

Precisamente en la conferencia de prensa realizada en el Bar Agave, ubicada aquí en el hotel Copacabana, el pinolero estuvo tomándose fotos con los aficionados y hasta terminó saludándose con su rival Armando Torres, 26 (19 KO)-8-1, quien en su momento le dijo que arrebataría la corona.

“De aquí te la llevaste y aquí la dejarás. El sábado México tendrá un nuevo campeón mundial, eso te lo garantizo”, indico el retador, quien es más pequeño en estatura que Juan.

La pelea posiblemente será a las 7 de la noche hora nuestra, aunque aquí no sería extraño que la adelanten o retrasen, estamos en México.