•   Acapulco/México  |
  •  |
  •  |

El impacto provocado por la pérdida del cinturón mundial interino 105 libras AMB en la báscula, donde marcó 106.9 y 108 en los dos intentos que hizo, ha sido la gota que supuestamente derramó la paciencia de Juan Palacios. Desapareció su motivación por un deporte sacrificado, pero que le dejó sus recompensas.

Ayer, después de rehidratarse y pensar en la situación que vivió, esa amargura de sentirse a punto de colapsar por más que se esforzó por marcar la categoría, y sin tener respuesta por lo sucedido, Palacios fue contundente:

“Me voy del boxeo, solo hago esta pelea y me retiro”, sentenció. De inmediato pensé que su reacción era sustentada debido a su fracaso, por quedar destronado sin antes sonar la campana para la defensa del título conquistado en mayo pasado y donde había marcado muy por debajo de la categoría, 103.5 libras.

“No es una frase desesperada, es una posición firme que haré después de esta pelea con Armando Torres. Me voy, mi cuerpo ya no aguanta más tanto sacrificio”, agregó el púgil de 30 años.

Los medios de comunicación que damos cobertura a este combate de Palacios, fuimos testigos del esfuerzo que hizo por marcar la categoría, porque hasta un periodista mexicano facilitó su carro, conectó la calefacción para ayudar a que el púgil nica no perdiera el título y lograra bajar de peso.

Sin embargo, también existió en cierto momento falta de motivación de Juan, se despojó de ese espíritu de lucha y después del primer intento en la báscula, calentó un poco pero a los 10 minutos desistió y tomó como medio litro de agua. Aunque había que estar en su lugar para saber lo horrible que debe ser sentirse fundido y sin escapatoria.

Por tal motivo cuando llegó la ayuda de esos mexicanos, incluyendo el excampeón mundial, Marcos Villasana, que lo animaron a seguir, su cuerpo ya había sido hidratado y no respondió como se esperaba.

“Ustedes vieron que puse de mi parte, pero ya estoy reventado. Ya no tengo de dónde bajar, estoy exhausto y no quiero seguir pasando por este sacrificio”, indicó.

Palacios considera que con su trabajo de distribución y venta de productos naturales Herbalife, tiene su futuro asegurado. Ya veremos en qué depara su futuro, al menos, su última palabra es que se retira.

La pelea va siempre a 12 asaltos por el cetro que ahora está vacante, si gana el mexicano es campeón porque marcó 105 libras, si hay empate o pierde, el cinturón seguirá sin dueño.