•  |
  •  |

El claro favoritismo del Madrid entre los expertos tiene sólidos soportes, como los que sostienen la Basílica de San Pedro. Es el equipo lo necesariamente afilado, que viene de cumplir una impresionante pre-temporada arrasando con los oponentes, dispone de suficiente personal, y su poblada banca es un lujo y una garantía. Esto no es un invento de Poncio Pilatos, como tampoco lo son las dudas que rodean al Barcelona.

A diferencia de la tropa de Mourinho, el equipo de Guardiola no ha contado en la pre-temporada con piezas tan fundamentales como Messi, Alves, Mascherano, Puyol y Alexis Sánchez, utilizando a ratos jugadores del calibre de Xavi, Iniesta, Villa, Pedro y otros, abriendo espacio para chavalos de la cantera, mientras brillaba esa nueva estrella que es Thiago Alcántara.

Las derrotas ante el United y las Chivas mostraron a un Barsa muy distante de la “maquinaria” que ganó la Liga y la Champions, y después de tres entrenamientos, con Piqué golpeado recientemente, no puede alcanzar el nivel que ha conseguido el Madrid, con una facilidad de llegada y cañoneo implacable, observando a un Benzemá inmenso, y el Cristiano Ronaldo que todos conocemos.

Hoy lo que será decisivo es el momento; es decir el presente de cada equipo, y hay diferencia a favor del Madrid, que puede medirse en el conteo de los minutos jugados por cada uno de los “ases” durante la preparación, independientemente de lo que depare el futuro, lo cual por supuesto, es tan intrigante, como la respuesta a la interrogante ¿Qué Barsa veremos?

Por vez primera desde que ganó la Champions, el Barcelona saltará a la cancha con casi todas sus piezas disponibles, tratando de ir a fondo.

dplay@ibw.com.ni