•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Real Madrid y Barcelona, en el primer 'Clásico' de la nueva temporada oficial en el fútbol español, empataron 2-2 en la ida de la Supercopa nacional, este domingo en el Santiago Bernabeu, y dejaron la resolución abierta para la vuelta de este miércoles en el Camp Nou catalán.

Los locales se adelantaron en el minuto 12 por medio del alemán Mesut Özil, pero el Barça remontó antes del descanso gracias a David Villa (35) y Lionel Messi (45+1), aunque Xabi Alonso pudo luego evitar la derrota (53) y poner un 2-2 que mantiene vivo a su equipo en la pugna por el trofeo.

El primer duelo entre los dos grandes del país no decepcionó en tensión, emoción y goles, pero en el juego el equipo blanco fue superior, mientras los visitantes, con bajas importantes en su once (Xavi y Gerard Piqué, que entraron en la segunda mitad) dieron muestras de una mayor efectividad.

El empate supone el primer frenazo para el Real Madrid en el nuevo curso, ya que hasta ahora había saldado con victorias sus siete partidos de pretemporada, mientras el Barcelona había tenido un camino más irregular, sobre todo con derrotas ante el Manchester United inglés (2-1) y el Chivas mexicano (4-1).

A pesar de tratarse de un torneo menor, habitualmente considerado un aperitivo del campeonato nacional, el pulso entre el campeón de Liga y el de la Copa del Rey ha suscitado una gran expectación internacional por la identidad de los rivales, que volverán a medirse el miércoles en Barcelona (21h00 GMT).

El Real Madrid comenzó el partido con el once titular que perdió en noviembre de 2010 por 5-0 en el Camp Nou barcelonés y salió lanzado, en busca de la revancha, comenzando ya en el 8 con una clarísima ocasión, con un remate picado de cabeza de Karim Benzema, que desvió Víctor Valdés.

En la jugada siguiente, Sergio Ramos (9) remató con peligro, pero el argentino Javier Mascherano salvó a los suyos, apenas tres minutos antes de que los locales lograron premio a su dominio, con el tanto de Özil (12), que envió raso directo a la red, tras recibir un pase de oro de Benzema.

El Barça, desconocido, tardó media hora en comenzar a sentirse cómodo en el terreno y en su primer remate a puerta consiguió el empate 1-1, con un disparo desde la frontal de David Villa (35), que superó por alto a Iker Casillas, a pesar de estar bien colocado, y se coló por la escuadra izquierda.

A pesar del golpe, el Real Madrid siguió controlando el juego y llegando con fluidez, pero volvió a encontrarse con un gran Mascherano, que volvió a alejar el peligro, esta vez en un disparo solo de Benzema en el punto de penal (42).

Cuando todos parecían pensar ya en el descanso, una falta de entendimiento de Sami Khedira y Pepe fue aprovechada por el argentino Lionel Messi (45+1), desaparecido hasta entonces pero letal como siempre, para robar un balón, adentrarse en el área y lograr el 2-1, en el segundo tiro azulgrana a puerta.

En la segunda mitad, el Real Madrid siguió más inspirado y fruto de ello llegó el merecido empate 2-2, cuando en un saque de esquina recibió Pepe en el área y el portugués cedió para Xabi Alonso, que al primer toque en la frontal envió lejos del alcance de Valdés (53).

El asedio de los locales continuó y Cristiano Ronaldo dispuso de una doble ocasión al cuarto de hora de la segunda parte (63 y 64), pero Valdés consiguió repeler en ambas ocasiones, como hizo poco después ante un remate de cabeza de Benzema (66).

Messi probó suerte con potencia, en una falta directa en el 78, y en la recta final la polémica se autoinvitó al 'Clásico', con el Real Madrid pidiendo un penal sobre Cristiano Ronaldo y la consiguiente roja a Valdés (83), y luego los barcelonistas reclamando también una pena máxima sobre Pedro (86).