•  |
  •  |

Detrás de la gran definición que hizo Axel Villanueva en el amistoso de la Azul y Blanco para igualar 1-1  con la Sub-23 de Honduras, es justo señalar el avance que mostró el club nacional en el trabajo físico, algo que permitió ver como pocas veces a un equipo peleando hasta el último minuto de juego.

La labor del preparador físico de la selección, Flavio Da Silva, muestra sus resultados y en el mejor momento, pues la nacional se enfrenta en dos semanas en las eliminatorias mundialistas a tres países que gozan de mejor velocidad y condición física, que nos han metido en problema en otras ocasiones, si no recuerden a San Vicente y Granadinas, y las Antillas Holandesas.

Es un hecho, Dominica, Panamá y Bahamas, exigirán al máximo a los nuestros, y solo con una condición física, -otra cosa es el orden táctico-, como la que se exhibió contra los catrachos, el resultado podría sugerir un cambio, aunque es difícil imaginar un triunfo ante cualquiera de ellos por mucho que este amistoso nos haga hacer pensar de forma optimista.

Hay otros factores importantes por corregir. Se sigue teniendo problemas con la posesión del balón. Con facilidad éste se pierde o no se hace un buen pase. Que difícil sigue siendo en nuestro fútbol encontrar un jugador por equipo que no presente problemas en este sentido.

Ya no digamos en la definición, porque por mucho que quiera justificar el técnico español, el por qué no convoca a Rudel Calero, acusándolo de algo tan delicado sin presentar pruebas, el delantero de Estelí está por encima de cualquier nueve que quieran poner en esta selección, venga de donde venga.

Por más que se quiere evadir el tema, tenemos serios problemas para hacer goles. Sin embargo, hay que ser justo, al menos para este partido se creó opciones a gol, ahora hace falta ver quién los hará.