•  |
  •  |

Aunque está en ventaja y duerme tranquilo porque todo le ha salido bien, Omar Cisneros no puede ocultar ligeros temores por lo que seguirá en la Final del “Pomares”… Y no es para menos. En 1990 tuvo 3-0 al León y perdió en siete duelos. En el 2001 al frente del Bóer ganó los primeros dos juegos y luego perdió cuatro seguidos ante León, esa vez dirigido por Davis Hodgson.

Sin embargo, hoy se le nota tranquilo, confiado en su personal que está “carburando” mejor que el equipo costeño, que ha sido presa de la desesperación, además de que se juega con tiempo para recuperar energías.

Esos impactos iniciales, de cuatro y dos carreras en el inicio de cada juego, ha sido un factor de inspiración para su equipo, en especial de Bismarck Guadamuz, que batea .625 y remolca 5, Juan Oviedo y Justo Rivas con .500, Mario Holmann .444, que le han permitido laborar a sus lanzadores, pese a ser conectados, pero resisten cualquier embestida.

Omar alienta a sus jugadores a trabajar juego a juego para cumplir la meta propuesta desde que llegó al club y lo llevó al máximo rendimiento, donde cuenta la experiencia.

Davis Hodgson está convencido de que su equipo da para más. Lo demostró en aquella serie contra el Rivas, ganándole tres juegos para clasificar. Esta vez “nos ahogó la presión, pero hemos hablado con los jugadores sobre el caso y esperamos resolver el problema en los entrenamientos”.

La ansiedad, mal corrido de bases, falta de concentración y falta de dominio del pitcheo se conjugaron para fallar en los primeros partidos. Pero hay confianza en que el equipo responderá, siendo clave el partido del viernes en Estelí.

Es asunto de remontar o quedar a punto de la barrida. Davis ha confirmado al zurdo Eldo Thomas, ya que ese estadio favorece a los zurdos.