•   Daegu, Corea del Sur / EFE  |
  •  |
  •  |

La brasileña Fabiana Muhrer, campeona mundial en pista cubierta, alcanzó la cima de su carrera deportiva al refrendar con una marca de 4,85 su título al aire libre en presencia de la más grande, la rusa Yelena Isinbáyeva, que se quedó fuera del podio, sexta con 4,65.

Tal vez pensando que era la de siempre, la "zarina de la pértiga" empezó a saltar después que todas, cuando la barra se situó a 4,65 del suelo, y superó esa altura limpiamente. Lejos estaba de pensar que no podría con una sola altura más.

Muhrer llegó sin un solo fallo hasta que el listón se colocó a 4,80. Ahí necesitó dos saltos. La brasileña, número uno mundial en 2010 después de seis años de hegemonía de Isinbáyeva, superó también los 4,85 y sentenció la batalla.

Hubo una rusa en el podio pero no fue Isinbáyeva. Svetlana Feofanova logró su mejor salto del año para colgarse la medalla de bronce por delante de la líder mundial del año, la estadounidense Jennifer Suhr, que competía con molestias en la espalda.

Isinbáyeva, en posesión de 27 récords mundiales, pretendía restaurar su reputación dos años después de fallar en la primera altura que intentaba (4,75) en la final de Berlín, volver a fracasar en los Mundiales en pista cubierta de Doha 2010 y tomarse un año sabático para ordenas sus ideas.

Kirani James, un granadense de 18 años, derrotó sobre la raya al estadounidense LaShawn Merrit, campeón mundial y olímpico, en la final de 400 metros.

James se presentaba invicto esta temporada y se aferró a su estatus sin perder nunca la fe, ni siquiera cuando observó que Merrit le tomaba dos metros de ventaja a la salida de la última curva. Aceptó el desafío y batió por tres centésimas al norteamericano con la mejor marca de su vida (44.60).

El belga Kevin Borlee, campeón de Europa el año pasado en Barcelona, subió al podio con 44.90, mientras que su hermano gemelo Jonathan llegaba quinto.

Merrit, campeón olímpico y mundial, fue suspendido dos años por dopaje, pero un tribunal de arbitraje estadounidense atendió su explicación de que su triple positivo en 2009 se debió al uso de un vigorizador sexual, confirmado por la farmacia que se lo vendió, y le redujo tres meses la sanción. Lo suficiente para que pudiera defender su título en Daegu.

La rusa Yuliya Zaripova, campeona de Europa de 3.000 metros obstáculos, con un registro de 9:07.03, el mejor del mundo este año,

llegó a la meta con un insólito margen de casi cinco segundos sobre la tunecina Habiba Ghribi (9:11.97).

En disco, con tres lanzamientos ganadores y una mejor marca de 68,97 metros, el alemán Robert Harting revalidó su título de campeón con dos metros de ventaja sobre el estonio Gerd Kanter (66,95).