•  |
  •  |

A pesar de sus 27 años de edad, con cinco de ellos dedicados al box profesional, José ‘Quiebra Jícara’ Alfaro, padre de dos hijos y originario de Nagarote, León, está claro que la oportunidad que tendrá este sábado 3 de septiembre en Los Mochis, Sinaloa, contra Humberto ‘Zorrita’ Soto, simboliza su hoy o nunca.

Con una preparación catalogada por el peleador y su entrenador Arnulfo Obando, como la mejor en toda su carrera, considera que este es el combate con mayores posibilidades, aún sabiendo que su oponente tiene un gran currículo, tres veces campeón mundial con 55 victorias (32 KO), 7 derrotas y 2 empates.

“Ésta es la pelea más importante de mi carrera, porque se trata de volver a proyectarme y que los aficionados confíen en mí, que he mejorado producto de mi madurez que solo la brinda la experiencia y el tiempo”, indicó Alfaro.

Las pretensiones de ‘Quiebra Jícara’ ahora son más fundamentadas, triunfar y seguir en un deporte tan sacrificado para llevar sustento a su familia, razones que lo empujan a ser sincero consigo mismo.

Por eso se metió con intensidad en su preparación para su pelea con Soto, necesitado de vender una imagen distinta, y obligado a provocar un impacto en el boxeo mundial.

“Cuando me convertí en campeón mundial no estaba preparado sicológicamente, era un chavalo de 24 años que había logrado su sueño, pero que no supe llevarlo más allá. Ahora soy más maduro y las experiencias buenas y malas, me han enseñado. El sábado saldré al ring con mucha motivación, confiado que tengo las herramientas para vencer a Soto”, admite el púgil pinolero.

Ojalá que ese entusiasmo sustentado con la gran preparación que tuvo para este combate ante un fuerte rival, lo haga efectivo sobre el ring y Nicaragua pueda disfrutar de un acontecimiento que no solo necesita el boxeo, sino en general.