•   Los Mochis/Sinaloa END  |
  •  |
  •  |

La primera adversidad de todo boxeador, la báscula, fue superada ayer sin problemas por José ‘Quiebra Jícara’ Alfaro, quien congeló el péndulo en 139.5 libras, y el mexicano Humberto ‘Zorrita’ Soto marcó 140, que dejó avalado el combate para este sábado en el Estadio Centenario a eso de las ocho de la noche.

La ceremonia se realizó en el salón Babilonia del hotel Santa Anita a mediodía. El primero en subir a retar al equipo metálico que muchas veces ha ridiculizado hasta a los mejores peleadores del mundo, fue el nicaragüense Alfaro, quien pasó por debajo del tonelaje requerido.

“Gracias a Dios ya ratifiqué lo que estaba controlado desde hace cuatro días. Yo no tengo ningún inconveniente para hacer las 140 libras, al contrario, me siento fuerte y confiado en que voy a llevarme la victoria. Estoy motivado, deseoso de poner en alto a Nicaragua”, dijo Alfaro después del pesaje.

Luego del pesaje, ‘Quiebra Jícara’ almorzó pastas y pechuga de pollo a la plancha, además de hidratarse. Según el púgil la cena del viernes, desayuno y almuerzo de hoy, deben de llevarlo hasta las 150 libras a la hora de subir al ring.

El anfitrión Soto tampoco pasó apuros en la pesa y demostró que hizo el trabajo necesario para este combate, que representa su incursión en la categoría superligero.

“Todo bien, ahora me queda la recuperación para la pelea. Alfaro es un rival de buena pegada y que fue escogido por su fortaleza y será un buen termómetro en mi pretensión de convertirme en campeón mundial en 140 libras”, declaró ‘Zorrita’.

La pelea de Alfaro-Soto está anunciada a las 8 de la noche hora de aquí y de nuestro país.