•  |
  •  |

Las inesperadas ausencias de Mario Peña, Marlin Mejía y Justo Pérez obligan a hacer ajustes en el staff de pitcheo de la Selección Nacional de Beisbol. Hay que definir los roles y observar la utilidad de cada miembro del staff.

En los últimos cuatro torneos, comenzando desde el Mundial del 2009 en Europa, el promedio de lanzadores en nuestro staff es diez, pero la rotación de abridores regularmente es de cuatro conforme el calendario de juegos. Solo en el Mundial, en que se jugó diez veces, casi sin descanso, fue necesario ampliar a seis la rotación.

Entre los convocados asoman como potenciales abridores Julio Raudez, Diego Sandino, Elvin Orozco y Junior Téllez, aunque no se descarta que los dos primeros hagan labores de taponeo, como lo han hecho en estos tres años.

Raudez relevó en sus tres primeras salidas del Mundial, y también lo vimos salvando la medalla de bronce contra Puerto Rico en Mayagüez. Igual Diego, que tuvo un salvado contra Venezuela en Mayagüez y es el único que ha completado dos juegos últimamente. Son jugadores “tiro seguro”, que no fallan en los grandes momentos.

Elvin Orozco tendrá una prueba de “fuego”. En su currículum con la Selección, tiene dos excelentes labores contra Cuba, con un revés, y una derrota contra Dominicana, enfrentando a Bartolo Colón. Pero viene de una temporada tormentosa, en la que fue el máximo perdedor y no pudo reponerse en la postemporada.

Téllez tuvo dos aperturas en la Copa de Taiwan (1-1), perdiendo contra Holanda, un equipo exigente, y este año en la liga local hizo méritos para ser convocado y posiblemente le den oportunidades de abrir.

Lanzadores como Esteban Pérez y Berman Espinoza han trabajado más como relevistas en la Selección y es posible que trabajen en la parte media, para dejarle los remates a Sáenz, Pineda y el mismo Gonzalo López, que se ha especializado en taponeos.

El diestro Carlos Pérez se reportó a los entrenamientos pese al malestar en uno de sus dedos. Tiene cualidades para cualquier rol, pero hay que valorarlo.

Un problema que tienen los técnicos es la falta de lanzadores zurdos de experiencia. Peña era uno de los abridores estelares del equipo y Pérez el taponero idóneo, una vez que Oswaldo Mairena terminó su ciclo con el equipo nacional. No están, y la responsabilidad la tiene Mainor Mora, que es convocado por primera vez.

El lunes Denis Martínez debe incorporarse a los entrenamientos de la Selección y ahí verán cómo manejan el sfaff, especialmente con los juegos interescuadra.