• |
  • |

Una vez más la frustración se convirtió en el fantasma que cobijó las aspiraciones nicaragüenses en el boxeo aficionado masculino a nivel centroamericano. ¿Qué está pasando? ¿A dónde se fue esa bravura, nivel competitivo y dominio pinolero? Este fin de semana y en nuestra propia casa, fuimos irrespetados, reducidos en pretensiones, aplastados por un país como Guatemala, que ni en sueños tendrá algún día un campeón mundial. Así es amigos, Nicaragua se tuvo que conformar con la medalla de plata en masculino.

“Tengo dos consideraciones que creo fueron fundamentales en nuestro fracaso. El primero es que los muchachos se confiaron y no supieron responder en el momento clave, el segundo es que sin el respaldo necesario para reconcentrar a los seleccionados y hacer un trabajo sistematizado, es posible aspirar a más.

Sin embargo, debo reconocer el esfuerzo que hacen estos jóvenes”, declaró Diógenes Cárdenas, Presidente de la Federación Nicaragüense de Boxeo Aficionado (Feniboxa).

El derrumbe del pugilismo a nivel centroamericano es más que evidente, en los últimos tres años se ha patinado. En el 2009 Guatemala dominó, 2010 fue Panamá y este año, siendo los anfitriones, los chapines volvieron a prevalecer.
También hay que ser un poco justos con la nueva dirigencia del box aficionado, porque después del saqueo que sufrió esta federación por parte de su antiguo presidente, ahora la tarea es levantar el derrumbe y seguir cumpliendo con deudas adquiridas.

“Fallamos, no hay excusas, pero es necesario reconocer que estamos buscando la manera de mejorar. Toma en cuenta que Nicaragua es un país en el que sus peleadores están solo un ciclo en el aficionado, después quieren y es comprensible, saltar al profesionalismo, ante esos hechos reales hay que trabajar”, afirmó Cárdenas.

Pero, aun así, Nicaragua es el país del área con más representantes en el Panamericano de Guadalajara en el mes de octubre con cuatro. Marvin Solano 52 kilos, Luis Amador 64 kg, Julio Laguna 69 kg y Leddy Mayorga 71 kilos.