• ESPNNewYork.com |
  • |
  • |

Derek Jeter se sintió incómodo. El hombre del toque perfecto quería decir algo correcto, pero su mente tartamudeaba. Después del 11 de septiembre del 2001, Jeter estuvo junto a niños que acababan de perder a sus madres o padres.

Los niños vieron al capitán y tuvieron un momento de felicidad. Jeter casi se queda sin palabras.

"Fue difícil porque te encontrabas con gente que acababa de perder a miembros de su familia. ¿Qué puedes decir?", contó Jeter.

Como todo el mundo, Jeter recuerda dónde estaba y cómo se enteró de la noticia del 11 de septiembre. Cuando se despertó en su apartamento de Manhattan y miró su teléfono celular, había un mensaje de un amigo.

El mensaje decía: 'Déjame saber si habrá partido esta noche porque algo sucedió en el World Trade Center'", recuerda Jeter.

De inmediato encendió el televisor. "Encendí el televisor y vi lo que todos vieron", dijo Jeter. "Estaba en todos los canales de modo que no importaba qué canal habías sintonizado".

"Miras para ver qué sucede y luego partes de ahí. No creo que haya sido diferente para mí que para cualquier otra persona. ¿Entiendes lo que quiero decir?

Pero entre la gente que Jeter conoció, pudo ver que él y los Yankees habían tenido un impacto, lo que confundió a un Jeter por lo general sereno. Quería dar las gracias y en su lugar le agradecían a él.

Jeter y sus compañeros visitaron el "Ground Zero" y los aficionados afectados por el ataque del 11 de septiembre visitaron Yankee Stadium. Jeter se sintió tocado cuando conoció a esa gente, pero cree que sus historias deberían permanecer bajo confidencia.

"Algunas cosas te las guardas para ti mismo", dijo Jeter.

Los Yankees luego jugaron por la ciudad y, algunos dirían, por el país, en la Serie Mundial. Jeter se convirtió en Mr. Noviembre con un jonrón ganador en el Juego 4 en el Bronx.

Jeter creyó que terminaría la serie con otro anillo. En el Juego 7, tras conectar un sencillo en la séptima, anotó la carrera del empate con un sencillo en línea de Paul O'Neill. Sin embargo, Luis González conectó el hit decisivo.

Jeter jugó con dificultad en los playoffs, con un promedio de apenas .136 (de 44-6) en la Serie de Campeonato de la Liga Americana y en la Serie Mundial.

"Creo que le dimos a la gente una razón para alegrarse durante tres horas al día, lo que fue bueno", dijo Jeter. "Sobre todo en los playoffs, creo que mucha gente nos seguía y nos alentaba. Yo jugaba un partido. No cambió nada, pero ayudó a la gente a pensar en otra cosa un par de horas al día".