•  |
  •  |

De regreso a Nicaragua, Juan Carlos Ramírez comparte sus vivencias de esta temporada con el Reading, eso que no dicen las estadísticas. Desde su racha de cuatro derrotas al hilo, hasta cuánto cambió su forma de pensar sobre los bateadores, qué hizo para cerrar con tres triunfos y su gran labor en playoff, además de su ilusión por llegar a las Mayores.

“Al igual que el año pasado, pensé que este año subía a Grandes Ligas, sin embargo, estoy claro que pertenezco a una organización donde hay un equipo competitivo y no sé cuánto me afectará. No se dio, pero la única forma que puedo lograr el sueño con este u otro equipo es trabajando duro y más en esos momentos difíciles”, dijo el nica.

“Fue frustrante, cuando llegué a tres pero ese mal rato me obligó a hacer otras cosas. Llegaba más temprano al estadio, trabajé más con el coach, hablaba más con el manager, catcher y ellos decían que estaba tirando bien, solo que era una mala racha y eso pasa”, recuerda Ramírez.

Sin embargo, con la cuarta derrota encima, Juan Carlos reconoce que hizo algo fuera de su rutina. “Las derrotas me afectaron mucho, sentí que estaba en un hoyo y que no podía salir. Pero me concentré en hacerlo y entonces comencé a visualizar en cómo podría pensar el bateador frente a mis pitcheos y eso me ayudó a dominar y saber mejor lo que quería lanzar”, expresa.

Sus expectativas radican en comenzar el próximo año en Triple A para ganar más experiencia. “Me gustaría subir con los Filis porque es un equipo competitivo y sé que necesito más experiencia, eso para mí será fundamental. En Triple A te encontrás a ex Grandes Ligas, es un nivel más fuerte… Creo que demostré con mis 11 triunfos –primera vez con esa cifra- que puedo ser un ganador fuerte y lanzar más innings con  buenas labores. Pero aún me falta más experiencia en un nivel como Triple A”,  concluyó.