•  |
  •  |

Floyd Mayweather pica pero no mata, sabe complicar pero no simplificar, flota pero no explota, eso sí, siempre interesa por su estupenda flexibilidad, llamativa versatilidad, y reconocida multiplicidad de recursos. Mayweather ha sido, es, y seguramente seguirá siendo, una difícil ecuación para cualquier rival, incluyendo el inmenso Pacquiao.

Floyd, ahora con 34 años, regresa esta noche al ring en el gigantesco Hotel MGM en Las Vegas para enfrentar al agresivo y peligroso Víctor Ortiz, originario de Kansas, reciente vencedor de Andre Berto provocando un impacto.

Mayweather, inactivo desde mayo de 2010, cuando derrotó a Shane Mosley, se ha caracterizado por los recorridos largos: en sus últimas seis peleas contra Zab Judah, Carlos Baldomir, Oscar de la Hoya, Ricky Hatton, Juan Manuel Marquez y Mosley, solo ha podido recortar dos asaltos con Hatton, a quien noqueó técnicamente en diez, después de haber estado a punto de caer.

Esa noche de diciembre de 2007, la potente izquierda de Ricky Hatton, funcionando muy temprano en el primer round, fue una ruidosa señal de advertencia para Floyd. Faltaba un minuto 30 con Maywather realizando un operativo de entrar y salir, cuando Hatton soltó su izquierda arriba y Floyd fue hacia atrás uno, dos y tres pasos, como si estuviera ebrio tratando de salir de un bar. Se sostuvo en una prueba de equilibrio y fue atrás mientras Hatton intentaba intensificar más la presión.

Deben de recordarlo. Sin embargo, Mayweather, como el Barcelona, se fue adueñando de la cancha, de la pelota, de los cambios de ritmo y de las combinaciones hasta resolver en el décimo. De pronto, una zurda mata-cíclopes de Floyd, y el derrumbe estrepitoso de Hatton.

La pregunta del momento, es ¿qué tan bien afilado estará Floyd, o mostrará alguna señal de oxidación? Obviamente ha sido colocado como favorito para imponerse a Ortiz,  sin descartar que encuentre dificultades, quizás mayores que las previstas.

Ocurre casi siempre que lo vemos en acción. No gusta su estilo para enfriar la fogosidad del rival, pero tenemos que admitir que es terriblemente eficiente produciendo resultados favorables. La fórmula para vencerlo permanece embotellada en uno de los laboratorios de Harvard, o de Oxford. Es un misterio que escapa a la astucia y sexto sentido de cualquier investigador.

En su última pelea con Mosley, la excitación fue confiscada porque Mosley solo tuvo carga en sus baterías para dos asaltos. El veterano pugilista fue superado claramente en una pelea casi sin variantes entre los rounds tres y doce, y consecuentemente carente de brillantez, por la capacidad especulativa de Floyd.

¿Qué pelea veremos hoy en la transmisión del Canal 12? Esa intriga es la poderosa atracción. Pese a todo, se piensa que una derrota de Floyd alteraría la ley de la gravedad.

dplay@ibw.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus