•  |
  •  |

Un staff de once o doce lanzadores, cada uno con su rol bien definido, es una de las incógnitas que se despejarán a lo largo de esta semana, en que se definirá quiénes son los 24 seleccionados que estarán en el Mundial de beisbol en Panamá.

El manager Denis Martínez hubiera querido tener a peloteros de la talla de Cheslor Culberth, Erasmo Ramírez o Juan Carlos Ramírez, que fortalecerían al equipo, pero no los prestan.

Indicó que no era justo que equipos como Estados Unidos y Canadá, pueden tener hasta más de la mitad de sus nóminas a peloteros Triple A, y equipos pobres como nosotros que no tenemos a muchos firmados, no los podamos tener, primero por el costoso seguro que piden y segundo porque no les dan permiso.

Esos jugadores hacen falta porque tienen mejor preparación y vienen de un nivel de exigencia más alto que el tenido por muchos aquí en el “Pomares”, donde por la gran cantidad de equipos se baja la calidad.

Aún así, Martínez espera que con los que están, se haga un buen trabajo en esta semana, para el domingo ya deben conocerse a los 24 jugadores del equipo, y en Panamá realizar unos tres partidos de fogueo para seguir haciendo ajustes y hacer un buen papel en el Mundial.

El partido de fogueo de ayer terminó 1x0, y fue para poner en práctica las señas ofensivas, lo mismo que defensa, poniendo en juego la pelota. Siempre había que batear.

Las dos escuadras no tuvieron cambios, pero sí hubo movimiento de lanzadores. Esteban Pérez y Berman Espinoza fueron los abridores. Nevil Aburto, Mainor Mora, Oscar Gómez, Aurelio Barillas, José Luis Sáenz relevaron por una o dos entradas.

La idea que los lanzadores tengan roles definidos, abridores y relevistas y saber con quiénes contar en determinadas situaciones. Se les midió la velocidad, se vio cómo respondían en determinadas jugadas, y se hacían las respectivas recomendaciones cuando había fallas. El trabajo continúa hoy.