•  |
  •  |

Hay ciertas diferencias pero una preocupación parecida, entre los empates 0-0 y 2-2, registrados por el Real Madrid y el Barsa frente al Racing y el Valencia ayer, en una Liga española inesperadamente salpicada de duelos imprevisibles, incluso entre pesos mosca y pesos pesados, como hemos estado viendo, mientras el Atlético de Madrid con el fuego de Falcao liquidó 4-0 al Sporting, en tanto el Levante siguió crecido superando 2-1 al Rayo, y el revitalizado Málaga, es sublíder junto con el Betis luego de imponerse 1-0 al Bilbao.

¿Cuáles diferencias son considerables en los pegones del Madrid y el Barsa, equipos que después de cuatro jornadas, han perdido cinco y cuatro puntos? Revisemos: El Madrid que entró más caliente que el Barsa a la Liga, se ha enfriado y desajustado sorprendentemente; no es lo mismo empatar 2-2 con el equipo líder como lo es el Valencia, que logró desplegar un juego agresivo, sostenido y eficiente antes que se aflojaran sus tuercas, que ese 0-0 de un Madrid muy apagado y huérfano de ideas que dejó a Mourinho golpeando la pared con su cabeza; finalmente el Barsa supo salir del pozo de las dificultades y el Madrid se perdió en la oscuridad.

Observando la diferencia en armamento entre los dos grandes y el resto, uno se pregunta ¿qué les pasa? Obviamente, la inseguridad del arranque le inyecta interés a la Liga. Ayer, lo más preocupante, fueron las fallas defensivas del Barcelona, obligado a replegar a Danny Alves y mantener a Masherano con su barba en remojo, y la falta de plan del Madrid frente a uno de los chicos como es el Racing.