•  |
  •  |

Cuando se mostró tanto talento, disciplina y sobre actitud, como lo hizo la Azul y Blanco ante Panamá en las eliminatorias mundialistas hace menos de un mes, era justo esperar al menos un avance importante de la selección Sub-23 que juega el torneo preolímpico en Honduras.

Pero lo que se vio ante Costa Rica en el revés 4-0 fue preocupante, porque es claro que el rival nos superaba en todo, nivel, organización, despliegue económico y todo lo que quieran sumarle. Pero es triste saber que en las selecciones no absolutas, fallan en lo básico, en las cosas elementales.

La Sub-23 falló mucho en la marca, jugó por ratos ingenuamente, se acomplejó, no supo resolver al rival, tanto que parece que lo vivido ante Panamá fue solo una ilusión. Dios no lo permita, porque fue tan agradable ver a la Mayor proponer, tener una idea clara de qué hacer sin importarle que tuvieran enfrente a jugadores probados en ligas muy superiores a nuestro fútbol.

El domingo nos tocará el segundo duelo de la triangular preolímpica esta vez ante los hondureños, a los cuáles ya se han enfrentado dos veces en duelos amistosos este 2011 y salieron con una derrota (1-0) y un empate (1-1).

Claro, algunos dirán no se puede comparar el desempeño de la Sub-23 con la Mayor, pero tampoco se puede negar que se trata del relevo inmediato o incluso jugadores algunos ya son parte del proyecto Selección Nacional. Por ahora segui-
mos saboreando el triunfo ante Dominica y el gran duelo que se le hizo a Panamá, que nos mejoró, según ranking de FIFA, del puesto 179 en el que se estaba hasta el 155. Pero aunque aparecemos encima de selecciones como Madagascar, Filipinas, San Vicente y las Granadinas, China Taipei, India, en hechos, eso todavía parece fuera de la realidad.