•  |
  •  |

Cayó Tampa ante Toronto 5 por 1 con Brandon Morrow superando a David Price, en tanto los Medias Rojas no enfrentaron a los Yanquis por culpa de la lluvia, y los Angelinos estaban involucrados en una batalla impredecible con los Atléticos. Así que en lo referente al comodín de la Liga Americana, todos seguimos perdidos en el mundo del acertijo.

Ahora Boston con 88-68 y seis pendientes (3 con Yanquis y 3 con Orioles), saca dos y medio de ventaja a Tampa (86-71 y cinco pendientes, 2 con Toronto y 3 con Yanquis), y los Angelinos estaban a tres de distancia con 85-71, teniendo programados tres con Oakland y tres con Texas.

Ganando sus cinco juegos, Tampa llegaría a 91 victorias, cifra que también necesita una actuación perfecta de California, obligando a los Medias Rojas a ganar tres de seis, una gran exigencia con su pitcheo deshilachado. Si Tampa y Angelinos pierden solo un juego, lo que sería un estupendo cierre, los cojeantes Medias Rojas, para garantizar un empate, estarían obligados a ganar dos.

El número mágico de Boston es el 4, porque con 92 triunfos, serían inalcanzables, aunque Tampa y California no vuelvan a perder, pero, ganar 4 de 6 para la tropa de Francona, objetivamente, parece improbable.

Los grandes electores del comodín, son los Yanquis, que pueden matar a Boston y Tampa, abriéndole espacio a los Angelinos.

En la Liga Nacional, la victoria de los Bravos por 7-4 sobre los Nacionales, combinada con la derrota de los Cardenales frente a los Cachorros 5-1, les permite adelantarse por tres juegos, con los Gigantes todavía con vida a cuatro y medio, mientras se fajaban con los Cascabeles en fiera pelea.