•  |
  •  |

Fue interesante y provocó el delirio de los aficionados que se congregaron en el gimnasio Alexis Argüello el sábado por la noche. Ahí estaban esos dos gladiadores, con el corazón en la boca y la sangre como reflejo de intercambiar golpeo.

Diez asaltos que permitieron trazar estrategias buenas y erradas, pero que al final dejó a Orlando Rizo con una merecida victoria por decisión dividida frente al ex invicto René ‘El Gemelo’ Alvarado, que a la vez cedió su Título Nacional de las 122 libras.

Según la puntuación de los jueces Silvio Ortiz y Manuel González marcaron idéntico 96-94 a favor de Orlando, mientras Augusto Rojas 96-94 para ‘El Gemelo’. Yo la marqué 96-95 para el ganador.

¿Fue un triunfo justo?.. Definitivamente que sí. Y aunque la decisión de los colegiados no es cuestión de complacencia, es comprensible que algunos hayan visto otra cosa y estén en desacuerdo con la puntuación.

Igual sintieron y opinaron los que en la primera pelea de junio del 2010 vieron ganador a Rizo y fracasó por decisión mayoritaria. Es cuestión de puntos de vista, no se circunscribe a quién sabe más de boxeo que otro.

Rizo dominó con sus descargas de consideración gran parte de la pelea, hasta mandó a la lona a René en el mismo primer round, pero el árbitro Enrique Portocarrero no se fijó en el izquierdazo limpio al rostro y cometió un error al no hacer conteo de protección. Ese era un asalto 10-8.

Ahora, es cierto que René tiró bastantes golpes, pero ¿cuántos conectó? Falló muchos y en el box se trata de pegar y hacerlo con fortaleza, algo que Orlando consiguió con todo y que peleó con cautela, un aspecto que considero favoreció a Alvarado porque si el chinandegano hubieses sido más agresivo y su esquina, que lució rookie, lo manda a castigar a la zona abdominal, ‘El Gemelo’ con seguridad terminaba noqueado, porque condiciones físicas andaba muy pocas.

René terminó con un corte en la ceja derecha y el rostro más maltratado que su oponente. Una vez más recalcó que lanzó más manos y hasta en buena parte llevó la iniciativa, pero su ineficacia para llegar al objetivo pesaron. Orlando conectó su jab de derecha y su volado de izquierda hizo temblar casi siempre al capitalino.

¡Salúd Rizo!.. Fue una victoria ajustada pero merecida. Atrás quedaran los cuestionamientos a favor o en contra, usted hizo su trabajo.

Al final de la pelea hubo una escena bochornosa, porque simpatizantes de ambos peleadores armaron una batalla campal en las graderías. Los pocos efectivos policiales trataron de parar el pleito en el cual se vio involucrado de René ‘El Gemelo’, Félix Alvarado, que gracias a Dios no hubo desenlaces catastróficos.