•  |
  •  |

Con la soga en sus cuellos, pero abrazados, danzando a la orilla del abismo, los desfallecientes Medias Rojas de Boston y los crecidos Rays de Tampa, vencedores anoche de los Orioles de Baltimore y Yanquis de Nueva York, entran a la última jornada de la temporada cobijados por el suspenso. ¿Quién sobrevivirá en esta batalla por meterse en los Play Offs? Pase lo que pase, posible juego extra incluido, será un final escalofriante, como los que siempre ofrece Stephen King.

En 1978, los de Boston vieron desvanecerse una ventaja de 14 juegos frente a los Yanquis, su odiados rivales, y perdieron el juego extra víctimas de un jonrón de Bucky Dent y pitcheo del zurdo Ron Guidry. Ese recuerdo, permanece intacto todavía.

La victoria de los Medias Rojas ayer, fue complicadísima. Después de haber construido ventajas por 5-1 y 7-3, los de Boston se vieron presionados en el cierre del noveno con la carrera del empate en segunda y Adam Jones, quien había jonroneado el sexto, al bate contra Jonathan Papelbon. Duelo eriza pelos. Después de seis faules, Jones falló en roletazo a tercera y Boston, imponiéndose 8 por 7, continuaba con vida, aunque siempre en la sala de Cuidados Intensivos. Apunten el jonrón 32 del incansablemente agitado Jacoby Ellsbury.

Tampa en tanto, con un jonrón de tres carreras de Matt Joyce en el cierre del séptimo, arrebató un juego que perdía 3-2, para triunfar 5-3 y amanecer igual que los Medias Rojas con 90-71. Camino de Guanajato, donde la vida no vale nada, Jon Lester y David Price, serán los abridores de hoy contra Orioles y Yanquis.

La Liga Nacional ofrece otro final de alarido después que los Cardenales, vapuleando a Houston 13-6, forzaron un empate con los Bravos, sometidos 7-1 por los Filis, con el pitcheo dominante de Roy Oswalt y los jonrones de Chase Utley, Hunter Pence y Jimmy Rollins. Bravos y Cardenales registran 89-72 con solo un juego pendiente, y dependerán hoy de sus “ases” Tim Hudson y Chris Carpenter, en busca de su boleto a los Play Offs, o tener que fajarse en un juego extra.

¿Se imaginan dos duelos de vencer o morir para conocer a los dos “comodines”? La propuesta fuertemente cuestionada que muchos consideraron un disparate, es calificada ahora como una genialidad. Sin este invento no estaríamos perdidos en el mundo del acertijo.

 

dplay@ibw.com.ni