•  |
  •  |

El pitcheo del joven Iván Nova, sereno, eficiente, amordazante, mantuvo a los Tigres mordiendo su impotencia frente al plato, y tres grandes batazos de Robinson Canó, un casi jonrón quebrador del empate 1-1 en el quinto, haciendo vulnerable el pitcheo de Doug Fister, el jonrón con bases llenas contra el relevista Al Albuquerque en el sexto, y un doblete remolcador de Jeter en el octavo, impulsaron a los Yanquis a una victoria por 9-3 en el inicio de la serie pactada a cinco juegos, completando un duelo suspendido el viernes 1-1, con C. C. Sabathia y Justin Verlander cruzando disparos.

Al caer el telón, con las imágenes de Nova y Cano agigantadas, nadie se acordaba del jonrón de Delmon Young la noche anterior, alterando los nervios de Sabathia, antes de la rápida respuesta yanqui equilibrando la pizarra sin necesidad de conectar hits. 1-1 ó 0-0 daba lo mismo. Ahora se trataba del Nova, el probable Novato del Año, frente a Fister, el sorprendente ganador de 8 juegos por solo un revés.

Un largo batazo de Canó que rebotó en la parte superior de la pequeña pared del jardín izquierdo y regresó al terreno en forma de parábola, hasta el guante de Young, impulsó a Granderson con la carrera que colocaba a los Yanquis adelante 2-1. Fue necesaria una reunión de árbitros para observar el vídeo y determinar que el batazo de Canó, era doblete no cuadrangular.

El dominicano, uno de los aspirantes al título de Más Valioso de la Liga Americana, conservó la precisión de su swing y su furia, y la volcó con bases llenas en el sexto, jonroneando a las tribunas derechas, después de un hit impulsador de dos carreras de Bret Gardner con dos outs, abriendo espacio para la expulsión de Fister y las otras cuatro anotaciones sepulta Tigres.

La posibilidad malograda de convertir a Gardner en el tercer out y cerrar el inning sin carreras manteniendo el 2-1 que garantizaba la continuación del suspenso, fue mortal para Fister, Albuquerque y los Tigres. Canó todavía tuvo aliento para otro doblete impulsador en el octavo, funcionando como verdugo, aumentando la diferencia 9-1.

Nova, quien no pierde desde el 3 de junio, y que no registró ningún recorrido completo en 27 aperturas, salió en el noveno con las bases llenas luego de ser golpeado por una línea de Delmon Young que se convirtió en hit con un out, bolear a Miguel Cabrera y permitir hit de Víctor Martínez.

El mexicano Luis Ayala entró a complicar la situación al admitir roletazo impulsador de Alex Ávila, que fue el out 26, y hits consecutivos de Ryan Raburn y Johnny Peralta. El manager Girardi se vio forzado a utilizar a su factor de seguridad, Mariano Rivera, para ponchar a Wilson Betemit, sellando la pizarra 9-3. Esta tarde, Mark Scherzer enfrenta Freddy García en el segundo duelo.

dplay@ibw.com.ni