•   Las Vegas/Nevada Enviado Especial/END  |
  •  |
  •  |

El veterano promotor de boxeo y dueño de Top Rank, Bob Arum, no desaprovechó la oportunidad para elogiar al nicaragüense Román ‘Chocolate’ González, quien el sábado por la noche en el Marquee Ballroom del Hotel MGM Grand, puso a dormir al mexicano Omar ‘Lobito’ Soto en apenas 3 minutos y 36 segundos que duró la pelea.

Las palabras expresadas por Arum fueron producto de la agradable impresión que dejó el bicampeón mundial, quien en su incursión en el mercado boxístico de Estados Unidos, dejó ese sello que lo tienen catalogado como uno de los excitantes de las categorías mínimas.

“Es uno de los mejores libra por libra,  tiene un estilo de boxeo agradable y es de los peleadores que gusta ver a los aficionados”, dijo Bob en la conferencia de prensa realizada después de la cartelera que tuvo como duelo estelar al japonés Toshiaki Nishioka, venciendo por decisión unánime al mexicano Rafael Márquez.

Los elogios de Arum hacia Román son muy importantes, porque logró atrapar la atención e interés a futuro del promotor más fuerte que hay en la actualidad a nivel mundial.

“A Top Rank le encantaría volver a contar con la presencia de este magnífico peleador”, declaró el concertador boxístico que en noviembre tiene planificada la trilogía de Manny Pacquiao contra Juan Manuel Márquez en este mismo escenario, MGM Grand, donde ‘Chocolate’ ha empezado a escribir otra parte de su historia.

Pero no solo Bob Arum quedó admirado de la destreza del nicaragüense, sino que la leyenda mexicana, Julio César Chávez, quien ha visto en varias oportunidades a Román, dijo:

“Cada vez me sorprende más este ‘Chocolatito’, no se amedrenta ante nada ni nadie, llega a México y noquea, ahora vino a Estados Unidos a un gran escenario y también resuelve.  Es uno de los mejores de los pesos pequeños. Un buen campeón que ataca con maestría”, expresó.

Así que este jovencito de 24 años que empezó a tejer su sueño en el patio de su humilde casa en el barrio La Esperanza, pegándole a una bolsita de leche rellena con arena y con unos guantes que utilizan los trabajadores de la construcción, ahora se perfila como uno de los potenciales gigantes del boxeo mundial.