•  |
  •  |

 

El swing final fallido de Derek Jeter, ponchándose con dos a bordo frente al presionado José Valverde, dejó a los Yanquis a la orilla del abismo. Viniendo desde atrás, los Tigres se impusieron 5-4 en un tercer juego tan cargado de suspenso como el segundo. Tanto el zurdo Sabathia como el derecho Verlander, quien en este 2011 fue una re-encarnación de Cy Young, estuvieron avanzando entre la incertidumbre, y Valverde, un salvador de 49 juegos, sintió que sus huesos sudaban en el último instante del drama.

Hit de Jeter, triple de Granderson y roletazo de Alex, colocaron a los Yanquis en ventaja 2-0 frente a Verlander en el primer inning, incomodando a las tribunas. Los rugidores, reaccionaron en el tercero contra Sabathia equilibrando la pizarra 2-2 con hit impulsador de Santiago, y un roletazo para doble play con bases llenas sin out de Miguel Cabrera.

Cohete de Ingle y doble remolcador de Santiago, adelantó a los Tigres 3-2 en el cierre del quinto estimulando a Verlander, y en el sexto, hit de Don Kelly y otro doble de Johnny Peralta, aumentó la ventaja 4-2. Los Yanquis no se cruzaron de brazos y contragolpearon en el séptimo con doblete de Gardner empujando a Posada y Martin, metiendo el futuro del juego en la burbuja de la inseguridad.

El jonrón de Delmon Young contra Rafael Soriano en el cierre, se convirtió en el tiro de gracia para los Yanquis, porque el 5-4 no fue alterado, pese a la amenaza yanqui contra Valverde en el noveno, enfrentando a Jeter con Gardner y Eduardo Núñez circulando. Ese ponche que finalmente logró Valverde, fue como una cuchillada para el futuro de los Bombarderos.