•  |
  •  |

El primer gran impacto del Mundial de Beisbol lo provocó Puerto Rico el lunes al derrotar 8-4 al campeón defensor Estados Unidos, en una batalla que se extendió a 10 entradas, con la discutida regla del desempate haciendo señas agitadamente al futuro inmediato. Las tribunas del estadio Rod Carew se estremecieron con el jonrón de Luis Figueroa estando las bases llenas, sepultando de esa forma la vibrante reacción de los norteamericanos forzando un empate 4-4 en el cierre del noveno, con una arremetida de dos carreras contra Juan Padilla.

Puerto Rico ha llegado al Mundial con un equipo bravo, capaz de pelear cada partido, y aprovechó el fuerte reto de enfrentar al poderoso Estados Unidos, uno de los favoritos para estar en la final, para doblegarlo con ese impulso de última hora. Adalberto Flores, el sexto pitcher boricua, fue el beneficiado por el vuela cercas de Figueroa contra Randy Williams.

En la jornada, mientras Nicaragua flaqueaba frente a Venezuela en un juego muy presionado, Panamá desplegó toda su furia para bombardear con 18 hits en pitcheo de China Taipei, construyendo una victoria por 14-8, en tanto Cuba recurrió al pitcheo autoritario de Miguel González y Yadier Pedroso para liquidar a Dominicana 3-0, Italia mostró crecimiento imponiéndose a Australia 7-0 con faena monticular de Christopher Cooper, y Alemania alargó su sorprendente resistencia al perder 6-5 frente a Corea. Esta serie de resultados nos obliga a preguntarnos quiénes son los enemigos pequeños.

Se informó que el juego suspendido entre Japón y Estados Unidos se realizará hoy a las 4 de la tarde en el Rod Carew, y que mientras Cuba no permite carreras a lo largo de 16 entradas, los bateadores de Australia no han sido capaces de producir una en el mismo trayecto.

La paliza por 19-0 propinada por Holanda a Grecia se agrega a la de 20-2 que los mismos holandeses le clavaron a Sudáfrica, y al 19-0 registrado por Japón contra República Checa en el Mundial de 2005. En el Mundial de 1951, Nicaragua superó 25-4 a Guatemala y 37-5 al equipo salvadoreño, las dos victorias apuntadas al “Toro” Canales.

Todd Redmon, el abridor por Estados Unidos frente a Puerto Rico, quien soportó tres carreras en el propio inicio del juego, fue un ganador de tres juegos sin derrota con 1.21 en carreras limpias durante el Mundial de 2009. El derecho que ganó 10 y perdió 8 con 2.92 en 27 aperturas trabajando en Triple A, pertenece a los Bravos de Atlanta.

dplay@ibw.com.ni