•  |
  •  |

¿Buscan a los Filis, super-favoritos para ganarlo todo este año? No pierdan su tiempo, porque no los van a encontrar. Ellos fueron consumidos por el pitcheo sereno, cerebral y dominante de Chris Carpenter hasta quedar reducidos a cenizas. Pueden creerlo.

Una carrera en el propio inicio del juego, triple de Rafael Furcal y doble de Skip Schumaker antes que Roy Halladay sacara el primer out, fue suficiente para que Carpenter, con pitcheo de tres hits sin bases por bolas, dibujara cuidadosamente nueve ceros, empujando a los Cardenales a esa victoria por 1-0, que los coloca frente a los Cerveceros en la batalla por el boleto de la Liga Nacional para la Serie Mundial.

Así que los dos mejores equipos, Yanquis y Filis, han sido borrados de la postemporada, y la serie soñada, ha quedado convertida en pedazos, en medio de una polvareda de pronósticos rotos, que se disipa lentamente.

Un partido tenso, como la cuerda que sostiene el cuello de quien después de tanto luchar, queda finalmente sin vida. Los Filis tenían a Roy Halladay en la colina. ¿Quién mejor que él para optar a la victoria? Ningún otro, ni Carpenter, excepto anoche. Un parpadeo, solo eso, y Halladay quedó atrás. Carpenter ponchó a tres mientras inutilizaba a la gruesa artillería de Filadelfia. Un hit de Chase Utley y dos de Shane Victorino, fue todo lo que permitió. Casi nada.

Halladay escapó en el octavo a una presión de bases llenas con un out, ponchando a Berkman y liquidando a Holliday, sosteniendo el 1-0, y Carpenter fue obligado a sacar cuatro outs en el octavo cuando el cátcher ganador de guantes de oro, Yadier Molina, perdió una pelota y tiró mal a primera bateando el emergente Ross Gload, después de una jugada espectacular de Furcal en el short. Falló Rollins y los Filis siguieron consumiéndose.

Howard frente a Carpenter en el último instante del noveno inning. La pitcheada final, provoca un roletazo a segunda. No hay chance, Howard trata de correr, tropieza, cae, vuelve a levantarse y cae de nuevo. En el piso, era la imagen de los Filis entre cenizas.