• |
  • |

Se terminó el sufrimiento. Atrás quedaron las migajas de nuestro beisbol, de nuestro orgullo hecho pedazos, sencillamente ayer nuestro deporte rey dejó de respirar en el Mundial de Panamá con la derrota 6x0 frente a Cuba. De esta forma la tropa nacional cerró una página más en su historia a nivel internacional, aunque esta vez desastrosa.

Los antillanos, que marchan invictos en el torneo con 7-0, golpearon de entrada los envíos del abridor y perdedor José Luis Sáenz, quien trabajó 3.0 entradas de seis imparables y tres carreras limpias. Rodney Castillo abrió con metrallazo, Alexei Bell disparó doblete empujador de la primera, lo mismo hizo Frederick Cepeda para traer la segunda anotación y Alfredo Despaigne con sencillo produjo la tercera.

Después de ahí, los cubanos estuvieron silenciados por Sáenz y desde el cuarto episodio por la revelación nica, el zurdo Maynor Mora, quien retiró a seis hombres en fila, hasta que en la alta del sexto fue sacudido por José Daniel Abreu, que rompió su embrujo de 22 fulminados en el Mundial. Ahí Cuba marcó tres veces, dos ante el novato granadino.