•  |
  •  |

La Azul y Blanco se enfrenta esta noche a Panamá en el estadio Rommel Fernández con la misión, casi imposible, de vencer a los canaleros en su casa, frente a su afición, porque solo así podría pelear el primer lugar del grupo, clasificatorio para la siguiente fase eliminatoria mundialista.

Con tres puntos acumulados para Nicaragua y seis para Panamá, la urgencia de ganar es mayúscula, pero también estarían obligados los pinoleros a derrotar con un marcador más contundente a Dominica el 11 de noviembre.

Nicaragua jugará con el mismo sistema que planteó acá frente a Panamá aunque con algunas variantes en cuanto al personal. El técnico Enrique Llena abrirá en la zaga con Arturo Gámez, David Solórzano,

Salvador García, Josué Quijano y Erick Téllez. En el centro tendrá a Eliud Zeledón, Félix Rodríguez, Samuel Wilson, Juan Barrera y el único en punta será Raúl Leguías, porque Daniel Reyes y Norfran Lazo quedarán como opción para la parte complementaria según lo amerite el partido.

Pero es de sobra conocido, por lo que hizo en las eliminatorias preolímpicas en Honduras, que Axel Villanueva será la primera variante de la bicolor, sabiendo que en la mitad de la cancha el duelo estará disputado por la presencia de jugadores claves de Panamá en esa zona.

El reto será mayúsculo para los nicas porque se trata no solo  de mantener el nivel de juego en todo el partido y ganarlo, sino que también tendrá enfrente a un rival que recuperó la confianza tras golear 5-0 a Dominica el 7 de octubre.

“No me cayó muy bien la noticia de la goleada de Panamá, sobre todo por el marcador, pero igual nos vamos a concentrar en el triunfo”, comentó Llena antes de su partida a la capital canalera.