•  |
  •  |

Dwight Britton fue la luz entre las tinieblas que rodearon a la ofensiva de la Selección Nacional en el Mundial de Panamá. El patrullero central finalizó como el cuarto mejor bateador del torneo, con promedio de .478, el segundo más alto de un nica en mundiales en los últimos 33 años.

Desde que Roberto Espino se tituló en 1978 con .500 en Italia, el más alto porcentaje lo consiguió Edgard López veinte años después allí mismo, con .483. Pero los dos fueron con aluminio… En el 2001, Henry Roa bateó .462 con madero, y ahora destaca Britton, bateando de hit en los 7 partidos.

El patrullero bateó 11 hits en 23 turnos oficiales al bate y escoltó a los cubanos Rusney Castillo .560 (14-25), y José Daniel Abreu, .538 (14-26). Tercero fue el venezolano Yonathan Sivira, con .500 (12-24).

La sustitución de Britton en el juego contra Dominicana (1-1, 1 BB), podría sacarlo de la elegibilidad final si continúa el conteo de las estadísticas en la segunda fase. Tuvo 29 apariciones y necesitaría 29.7.

Britton fue el de mejor porcentaje sobre las bases, con .586. Empató el quinto lugar en hits (11), fue co-líder en atrapados con 2, y con dos estafas el tercer lugar con otros 13 peloteros.

La Selección bateó para un pobre .219 (47-215) y pitcheó para 7.11, situándose entre los últimos del campeonato.