•  |
  •  |

Apartando a Dwight Britton, que tuvo un gran desempeño con el bate (.478), y por supuesto Iván Marín, que jugó una excelente pelota a la defensa y conectó hits oportunos, bateando .364, solo podemos agregar a Darrel Campbell (.154) fajado con el guante y Sandor Guido defendiendo (.273) y rompiendo el silencio con el bate, haciendo el único jonrón, como sobrevivientes a los apagones sufridos por la Selección en Panamá.

Jilton Calderón, apenas bateó .154 (4-26), produciendo una carrera y defensivamente tuvo problemas por las rayas; Ofilio Castro, uno de los mejores peloteros, se fue a pique y promedió .167 (3-18); y Renato Morales, un bateador de fuerza, registró .200 (3-15). Lleva cuatro torneos bateando .200 o menos.

Se creyó que Ronald Garth podría tener un buen torneo, pero se enfermó en los primeros días y perdió empuje y motivación bateando .182 (2-11), igual Ramón Flores. Janior Montes necesita más oficio detrás del plato y ser más ofensivo que esos 100 puntos, para tomar el lugar de Marlon Abea, limitado a 214 puntos. Esteban Ramírez fue el máximo empujador del equipo, con 4, bateando .136 (3-22).