•  |
  •  |

Los Tigres se levantaron de la lona y rugieron con tres jonrones, para imponerse 5-2 a los Rangers, aprovechando el rápido enderezamiento del abridor Doug Fister. Por ahora, con la serie 2-1, han sacado un pie de las brasas saltando al escenario como retadores, inyectando un suspenso que pudo haberse desvanecido.

La primera señal arañó las esperanzas de la multitud en Detroit. Hit de Josh Hamilton impulsó a Ian Kinsler y los Rangers estaban adelante 1-0 frente a un asustado Fister. Ahí estaban los de Texas, con su furia intacta, iniciando el juego con tres hits consecutivos, después de la violenta arremetida culminada con el jonrón limpia bases de Nelson Cruz cerrando el juego dos, amenazando empujar a los Tigres al borde del caos. La polvareda fue sujetada, con el batazo para doble play del sumergido Michael Young. Un oportuno tranquilizante para el derecho Fister.

Colby Lewis parecía estar en pie de guerra colgando tres ceros, cuando el jonrón de Víctor Martínez en el cuarto hizo crujir su brazo, debilitándolo. Doble empujador de Miguel Cabrera en el quinto, jonrón solitario de Johnny Peralta en el sexto, hit productor de Austin Jackson en ese mismo episodio, y vuela cercas sin embasados de Cabrera en el séptimo, desarmaron a los de Texas, aunque todavía tuvieron aliento para una carrera más en el octavo empujada por roletazo de Kinsler.

Estimulado por ese apoyo, Fister, sacado de Seattle con balance de 3-12, es decir, sin grandes pretensiones antes del 31 de julio, trabajó seis scones sometiendo a tan gruesa artillería, antes de ser reemplazado por Joaquín Benoit en el octavo con un out, hombre en tercera y la pizarra del lado de Detroit, 5 por 1. Benoit no pudo impedir la carrera heredada por Fister, pero sacó dos outs, y José Valverde aseguró el noveno inning.

Hoy, Tigres y Rangers se enfrentan a las 2.19 de la tarde, en tanto Cardenales y Cerveceros chocarán a las 6.05 en San Luis.

dplay@ibw.com.ni