•  |
  •  |
  • END

No importa qué tantas adversidades existan para que Devern Hansack retorne a las Mayores. No importa qué tan poblado esté el pitcheo de los Medias Rojas de Boston. La presentación del pinolero ayer ante Syracuse obliga a todos a que lo observen, lo valoren y al final lo elogien.

Una vez más, Hansack estuvo brillante en la loma durante sus siete episodios de labor.

Limitó a los contrarios a sólo 3 hits y tres boletos, y su joya estuvo adornada de 11 “kaes”, convirtiéndose en el “Rey del Ponche” con 123 en la temporada, en la Liga Internacional de la Categoría Triple-A.

Un error en tiro de su receptor en el segundo inning lo puso abajo en el marcador 1x0 y al final privó de la victoria, sin embargo, más de su labor sin decisión, Hansack volvió a reclamar la atención de la dirigencia de Boston.

“La promesa es que para septiembre lo llamarán. Eso me han comentado de él”, dijo su agente Evelio Areas ayer desde Estados Unidos, momentos después de la gran labor del costeño.

Después de titubear en el segundo episodio, Devern se tornó intransitable en la loma, construyendo su magistral joya montícular.

En el tercer inning, Jed Lowrie disparó jonrón para empatar el juego a una carrera, y fue con Hansack fuera del juego, cuando en el octavo, Junior Spivey con sencillo, impulsó la segunda y decisiva carrera por los Pawsox.

Los siete innings sin carrera limpia para el costeño le permitieron mejorar su efectividad hasta 3.57, la mejor cifra entre los abridores con más de 50 innings lanzados en el equipo.

Los 123 ponches de Hansack en la campaña lo tienen de líder, superando a Ron Chiavacci de Toledo (Tigres) que presenta 122. Luego aparecen Garrett Olsen de Norfolk tiene 120 ponches, mientras que J.P Howell de Durham también presenta 120.