• |
  • |
  • END

Especial para El Nuevo Diario
Arlington, Texas.- Vicente Padilla tomará el riesgo de enfrentarse a los Azulejos de Toronto después de dos días de sufrir fiebre y dolor en el cuerpo.

El juego está programado para las 6:05 de la tarde, y su rival en la colina será el derecho novato Jesse Litch, vencedor de los Medias Rojas de Boston en su primera apertura de la temporada.

“No es un equipo fácil, pero voy concentrado para ganar mi segundo juego. Si el equipo vuelve a batear, creo que tengo una buena oportunidad”, nos dice en su vestidor que está cerca de los baños.

El médico le dio el visto bueno el miércoles después de reaccionar positivamente al tratamiento.

Contra los Azulejos de Toronto, Padilla tiene un balance de 3 victorias y una derrota de por vida, con 3.25 de efectividad y 20 ponches en 27.2 entradas.

La primera vez que los enfrentó fue el 5 de julio de 2006, y los derrotó con marcador de 9-3, en 6.2 entradas. Le conectaron 6 hits, con tres carreras, una base y 10 ponches. Los volvió a vencer el 18 de julio con labor de 7 entradas, 7 hits, dos carreras, una base y tres ponches.

En 2007 perdió su primer partido el 30 de abril lanzando 7 entradas, con 6 hits, 4 carreras limpias, 4 bases y 4 ponches, además de tres jonrones de los bates de Adam Lind, Aaron Hill y Troy Glauss. En la siguiente salida, el 5 de mayo, los derrotó con faena de 7 entradas, 6 hits, dos carreras, una limpia, una base y tres ponches.

En el ataque de los canadienses Dave Eckstein se enfrenta por primera vez a Padilla; Aaron Hill le batea de 12-3 (.250); John McDonald sin hit en 8 turnos; Lyle Overbay de 22-4 (.182); Alex Ríos de 7-2 (.286); Marco Scuttaro de 3-1 (.333); Matt Stairs de 8-3 (.275); Frank Thomas de 21-4 (.190); Vernon Wells de 9-1 (.111) y el catcher Gregg Zaun de 10-3 (.300).

Su rival, Jesse Litch, tiene 24 años y es una de las promesas de los Azulejos. Sin embargo, existía la posibilidad de que el designado para abrir fuera el estelar Roy Halladay, quien es el único pitcher de Toronto que ha vencido a Padilla.

“No me intimida ningún lanzador con el nombre que sea, pero también estoy claro de que Halladay es más difícil que el novato Litch”, apunta Padilla.

Cuando se le preguntó si no le afectaría el hecho de estar enfermo dijo: “Creo que todo es un riesgo, pero no deja de ser una ventaja que no haya estado saludable durante mis días de descanso, la verdad es que como siempre voy a echarla toda”.