•  |
  •  |
  • END

Londres / AFP
Chelsea ganó por 1 a 0 en su visita al Everton, con gol del ghanés Michael Essien en el minuto 41, este jueves en el partido adelantado de la 35ª jornada de la Premier League, con lo que se sitúa provisionalmente a apenas dos puntos del Manchester United.

El tanto de Essien en Goodison Park permite a los hombres de Avram Grant seguir con opciones de conquistar el título, acercándose a dos puntos del líder, que jugará el sábado en el terreno del Blackburn Rovers.

El Chelsea logra así una inyección de confianza después de su decepcionante empate ante el Wigan (1-1) el lunes, que les había dejado a cinco puntos de la cabeza.

Un tropiezo de los de Old Trafford en Blackburn podría devolverles al pulso por el campeonato, en una apasionante recta final que podría vivir un choque de alta tensión en la jornada 36, cuando Chelsea y Manchester United se enfrenten en Stamford Bridge, en un duelo cargado de tensión.

Por su parte, el Everton, quinto, queda ya prácticamente sin opciones de alcanzar la cuarta plaza de sus vecinos del Liverpool, que tienen una gran oportunidad de garantizar su clasificación para la próxima Liga de Campeones, el sábado en el duelo ante el modesto Fulham (19º).

El triunfo de los londinenses en Liverpool no resultó fácil, aunque el equipo logró controlar las riendas del partido, manejando el juego y el ritmo del encuentro, lo que le permitió mejorar sensiblemente la pésima imagen mostrada ante el Wigan.

En el juego del equipo se notó la ausencia de jugadores como Franck Lampard y, sobre todo, Didier Drogba, ya que sus compañeros continuaron jugando como lo hacen cuando el marfileño está en el ataque, con balones largos que intentan aprovechar su calidad y olfato goleador.

En el ataque, a menudo en solitario, Nicolas Anelka intentó lidiar ante la organizada defensa local, en un partido en el que el Everton cedió el control del balón, pero se mantuvo siempre organizado y con una defensa bien plantada.

Ante esta situación, Essien fue de nuevo el hombre que desequilibró la balanza y, como ya hiciera el lunes, marcó el único tanto de los suyos, que terminó suponiendo tres valiosos puntos.

El ataque del Everton, inoperante durante gran parte del choque, contó como principales ocasiones con dos disparos de falta del portugués Manuel Fernandes (minutos 16 y 68) sobre la portería de un tranquilo y seguro Petr Cech.