•  |
  •  |
  • END

Toronto

El año pasado calificaron de irresponsable a Vicente Padilla porque tras su pleito con Nick Swisher, en la segunda entrada, dejó que el bullpen trabajara más de la cuenta. Unos meses más tarde, están agradeciendo que su labor de protector, la noche del jueves, otorgara descanso a los relevistas de los Rangers.

La opinión generalizada sobre su actuación es “eso queríamos de él”. No había necesidad de decirle nada al derecho, quien sabía que el bullpen había trabajado ocho entradas en menos de 24 horas y menos que Toronto había anotado 22 carreras al pitcheo de Texas en cuatro juegos.

El club necesitaba siete entradas de Padilla y eso fue lo que obtuvieron, en lo que ha sido la presentación individual más importante de la joven temporada.

Frank Catalanotto opinó: “Estuvo espectacular. Esos pitcheres necesitaban un descanso y Padilla fue directo a los bateadores y los retó en gran forma”.

“Sé que es difícil cuando se pasa de los 100 lanzamientos, me entiendes”, dijo Padilla a Eleano Ornellas “y me concentré para pasar la séptima entrada”. Aaron Hill, el último out de la séptima asustó a todos con un largo batazo que se fue de foul. Un jonrón representaba el empate.

El uso del sinker le facilitó a Padilla 13 roletazos al cuadro, dos de ellos para doble play en momentos claves. Texas bateó de cuatro hits en ocho turnos con hombres en posición anotadora, la misma cifra de hit de los últimos 22 turnos.

Texas estuvo sin tres de sus titulares y con un jugador debutando en Grandes Ligas. Hank Blalock, Michael Young y Ben Broussard tuvieron descanso y German Durán empezó con tres ponches en tres turnos. Con todo y eso, Padilla estaba en ritmo de vencer al ganador del Cy Young, Roy Halladay. “Puedo decir que éste es el mejor juego que hemos jugado como equipo”, dijo Dave Murphy, autor de tres dobles en el partido.

Esto es lo que escribió Evan Grant del Dallas Morning News: “Todo empezó con Padilla, estuvo sobre la zona y ese pitcheo los sacó de balance, eso fue enorme”, comentó Dave Murphy. Padilla hizo un juego simple con abundantes bolas rápidas en sinker y curvas que sacaron de balance a los bateadores de Toronto. “Sabía que no iba a regresar en el octavo, entonces me entregué completamente en esa entrada”, dijo el nicaragüense.

En tanto, David Singh, de la página de los Rangers en MLB.com apuntó: “Padilla estaba combinando sus lanzamientos”, dijo el primer base Lyle Overbay. “Él empezó tirando muchas curvas. Es un lanzador que hace que los bateadores conecten muchas rolas y cuando necesita salirse de los problemas te obliga a batear por el cuadro”.

La próxima salida del nica será en Detroit ante los Tigres y su estrella Justin Verlander, quien lleva 0-3 y 7.03 de efectividad, en una temporada de pesadilla.