•  |
  •  |
  • END

Periodista Panameño

Rod Carew, el panameño que llegaría a ser el mejor bateador latino en las Grandes Ligas, nació a bordo del tren Span, de la Panamá Railroad Company, que recorría la ruta de Colón a Panamá, un primero de octubre de 1945. Su madre Olga iba rumbo al hospital Gorgas, pero el alumbramiento la sorprendió en un lugar llamado Caimito, cerca de Paraíso, a bordo del tren.

Con la ayuda de una enfermera llamada Margaret Allen y de un doctor de nombre Rodney Cline, su hijo vino al mundo a soñar. Luego recibiría el nombre de Rodney Cline, en honor al médico que ayudó en el parto a su madre.

En 1985, luego de que Rod bateara el hit 3,000 de una ilustre carrera, conocimos al maquinista Budd Williams, el mismo que el 1 de octubre de 1945 conducía el tren. Williams dijo que entre 1937 y 1972, durante los años que estuvo trabajando en el Ferrocarril, sólo ocurrieron dos nacimientos a bordo y ambos fueron varones. Budd conducía ese día la locomotora No.902.

"Carew fue el único pasajero que no pagó ese día", dijo en broma Williams en una entrevista que le realizamos en 1985, cuando Rod estuvo en Panamá.


Viaja a Nueva York
A la edad de 15 años, Rodney viajó a Nueva York a unirse a su madre Olga y desde ese momento su vida tomó un giro diferente. Firmó con los Twins de Minnesota por 5 mil dólares en 1964, y para 1967 estaba en las Grandes ligas, conquistando al final el título de Novato del Año.

Más tarde vinieron proezas admirables, como sus siete coronas de bateo, los 17 robos del home plate, sus 18 Juegos de Estrellas, los 3,053 hits que conectó en 19 años de Grandes Ligas con dos equipos, su gran promedio de .388 en 1977, cuando ganó el premio de Jugador Más Valioso.

A esto hay que agregar su promedio final de .328, los 15 años seguidos promediando .300 o más, y su inclusión al Salón de los Inmortales en Cooperstown y otras docenas de grandes marcas, que todavía muchos no han contabilizado, pero que están impresas en los libros de récord.

En un partido de Estrellas bateó dos triples, bateó 2,400 sencillos en su carrera, se estafó siete veces el home plate en 1969 (marca) y es uno de los cinco peloteros que han jugado en más de 1,000 partidos en dos posiciones (1b-2b).

Durante su carrera en las Grandes Ligas, su foto e historias de su mágico bateo, salieron en portadas de más de 100 revistas, incluyendo TIME, que generalmente dedica sus portadas a hechos políticos y es considerada la revista más prominente en el mundo.

El número 29 de su camiseta, que utilizó en 19 temporadas, fue retirado por los Twins y los Angelinos. La placa que figura en Cooperstown, con su rostro, dice: “Héroe en Panamá”.

Su tío Joseph French, ya desaparecido, siempre nos contaba anécdotas de la infancia de Carew. "Con un palo de escoba le pegaba sin fallar a más de 100 pelotas de tenis. Era un hombre nacido para batear", nos manifestó French, allá por los años 80.