•  |
  •  |
  • END

MANCHESTER, Inglaterra /AFP
La ambiciosa temporada del FC Barcelona, presentada en agosto por todo lo alto con sus 'cuatro fantásticos' (Eto'o, Messi, Ronaldinho y Henry), terminó el martes en Manchester con su fracaso en Liga de Campeones, el único título al que aún podía aspirar.

Tras ser eliminado el martes por el Manchester United en la vuelta de semifinales de la Champions (1-0, 0-0 en la ida), el Barça no va a ganar nada por segundo año consecutivo.

Es algo impensable para un club de su nivel que podría además tener que humillarse a hacer el pasillo a su archirrival, el Real Madrid, que ha superado la era de los 'galácticos', en el clásico de la 36ª jornada de liga si el club 'merengue' se proclama campeón de España este fin de semana (35ª jornada).

Un terrible final para los cuatro astros, que en realidad apenas jugaron juntos en una temporada 2007-2008 más que decepcionante.

Así la veían los muchos hinchas culés que viajaron a Old Trafford. "¡Laporta fora!" (Fuera Laporta, en catalán), decían en algunas pancartas contra el presidente blaugrana, Joan Laporta, antes de empezar el partido que aún mantenía al Barça en liza por la final de la Liga de Campeones.

El principal reproche que hace la afición a Laporta es el trato dado al divo Ronaldinho, al que siempre ha protegido defendiendo sus ausencias de los entrenamientos, su exceso de peso y su ritmo de vida.

Su agitada vida nocturna sólo era asunto suyo aunque estuviera en el punto de mira de todas las cámaras. Pero hace temporada y media que el brasileño ha dejado de ser aquel jugador genial de sonrisa estilo Jim Carrey.

Oficialmente está lesionado pero es un secreto a voces en Barcelona que sus lesiones son sobre todo diplomáticas.

Nadie lo quiere ya en el Barça. Incluso su entrenador Frank Rijkaard admitió prácticamente dos días antes del partido que el Balón de Oro 2006 se marchará (¿Inter? ¿AC Milán? ¿Inglaterra?).

¿Y los demás fantásticos? Thierry Henry no ha llegado a hacerse un lugar ni el terreno de juego ni en el corazón de los aficionados. El francés, descontento con su posición en la banda izquierda, jugó la última media hora en Old Trafford y falló dos ocasiones como en la ida.

Inamovible en punta, Samuel Eto'o estuvo irreconocible el martes. El camerunés no marcó las diferencias como antaño y no supo coordinarse con sus compañeros.

Sólo fue un digno 'fantástico' en el 'Teatro de los Sueños' el argentino Lionel Mecí, pero el 'pulga' llegaba demasiado justo tras estar lesionado en el muslo izquierdo del 4 de marzo al 10 de abril.

Messi podría ser el único superviviente del cuarteto 'fantástico' la próxima temporada en un Barça que necesita una renovación total, empezando sin duda por Rijkaard, aunque el holandés asegura querer seguir.

Con o sin él, el Barça tiene que ponerse manos a la obra para recuperar el brillante juego que le dio dos Ligas (2005 y 2006) y una Liga de Campeones (2006).