•  |
  •  |
  • END

Sin mostrar la brillantez de un gran boxeador, aunque sigue pidiendo a gritos una pelea ante Román “Chocolatito” González, Nerys “Machoman” Espinoza noqueó en el tercer asalto a Oscar Murillo, en una acción que se convirtió en casi la norma de la velada efectuada ayer en el Centro Casino Pharaohs.

Espinoza, mostrando una actitud de menosprecio a su rival, fue siempre quien llevó el ritmo de la pelea, mientras Murillo, con más coraje que condiciones, se empecinaba en mantenerse en pie hasta que en el tercer asalto su rival se decidió derrotarlo.

“Muchos me abuchean, me gritan, diciéndome que Román me gana. Me gustaría que me dieran un chance y demostrarles que soy mejor que él”, expresaba Espinoza muy airado.

“Algunos no les gusta cuando muevo mi cintura, paso golpes porque creen que no soy mejor que Román. Lástima que sus apoderados no quieren enfrentarnos. Pero el día que se decidan los voy a desengañar. El problema es que si no nos enfrentan ahora, que no es campeón, peor que lo hagan cuando lo sea”, agregó Espinoza en tono retador.

En la pelea semiestelar, el leonés dio la sorpresa de la noche derrotando por decisión mayoritaria a Rosenberg Gómez, quien salía como favorito para llevarse el combate.

En otra pelea importante, Daniel “General” Díaz pasó un enorme susto con Roberto “Chucky” Bonilla, quien estuvo a punto de noquearlo en el primer asalto luego de tumbarlo con un volado de derecha que se lo repitió casi toda la pelea.

Pero en ese mismo round, Díaz levantó su pelea, aunque se notó errático, amarrado de manos y bastante lento, pero conectó lo suficiente para llevarse la pelea por decisión dividida con 57-56, 57-55 para Díaz y 57-56 a favor de Bonilla.

El venezolano Pablo Vásquez, luciendo una calidad indiscutible, venció por nocaut técnico a Pedro Mejía en tres asaltos, en una de las mejores demostraciones de la velada.

Vásquez, quien está en el país como sparring del campeón del mundo José “Quiebra Jícara” Alfaro, no tiró muchos golpes, pero supo dónde ubicarlos para sacar de ritmo al nica.

Yáder Escobar derrotó por unanimidad a Geovanny Rayo, a quien tuvo en varias ocasiones al borde del colapso, pero sacó fuerzas de flaqueza cuando menos se esperaba.

En su debut, el prospecto René Alvarado noqueó en dos asaltos a Cristóbal Ramos, Moisés Solís hizo lo mismo con Javier González, igual que José Elizabeth derrotó también en dos rounds a José Aguirre.