•  |
  •  |
  • END

Pelea floja y aburrida. Oscar de la Hoya ya no es capaz de levantar el voltaje entre la multitud. Ni siquiera frente a un rival como Steve Forbes.

Este Forbes subió anoche al ring como un Don Nadie, y bajó con esa misma identificación. Probablemente Oscar de la Hoya, súper confiado en la inutilidad de su oponente, se preocupó por hacerle creer al público que valía la pena estar ahí, pero en lugar de agrandar un poco a Forbes se afectó a sí mismo carcomiendo su pretensión de impresionar pensando en la pelea contra Mayweather. Él debe estar claro de que no lo logró.

Ganó De la Hoya por puntos, de aquí a la luna, pero sin impresionar. Pelea unilateral, carente de emoción, con algunos rounds aburridos por falta de imaginación, con el público ansioso porque todo terminara. Forbes, peleador salido de los rincones del anonimato, en ningún instante fue un peligro para De la Hoya, quien pese a su abrumadora superioridad, resultó abollado.

Seamos claros, interesado en simplificar, De la Hoya hubiera apretado el acelerador y terminado con Forrest en la primera parte de la pelea. Cuántas veces detuvo sus ofensivas después de acertar combinaciones y llevar contra las cuerdas a Forbes. ¿Por qué lo hizo?. Posiblemente porque en esos momentos pensó mas como promotor que como boxeador.

Ese De la Hoya que vimos anoche debería descartar pelear nuevamente con Floyd Mayweather. No va a ganarle un round y podría ser noqueado.

Antes de apagar la computadora, pienso que no se necesita del mejor Mayorga para terminar con Forbes.