•  |
  •  |
  • END

El venezolano Pablo Vásquez, sparring del campeón mundial de las 135 libras de la AMB, José “Quiebra Jícara” Alfaro para su primera defensa ante Yusuke Kobori, ha estado sobre el ring, guantes en mano, en buena parte de los casi 140 rounds que ha realizado el nica en su preparación para ese combate.

Aunque en primera instancia fue traído porque Alfaro defendería contra el namibio Paulus Moses, con estatura y estilo similar a Vásquez, al fin se quedó sin importar que en el camino Kobori saltara como rival del nagaroteño para la pelea que hará en Japón el 19 de mayo.

Las primeras impresiones del sudamericano sobre Alfaro no fueron las mejores. Se encargó de señalar directamente al boxeador la falta de movimiento de cintura en su boxeo, que le permitía a Vásquez meter con más facilidad sus manos.

“Al principio se lo critiqué de forma constructiva, la falta de movimiento de su torso. Para pasar golpes, hacer más difícil conectarle un jab que le tiraba seguido. Pero ha tenido una mejoría enorme, tanto que ahora el mismo jab me cuesta conectárselo”, dijo Vásquez luego de noquear con gran calidad en la velada del Centro Casino Pharaohs el viernes pasado.

“Alfaro tiene una preparación que me atrevo a decir no debe tener problemas para vencer a Kobori, y si esa misma noche le ponen a Moses, puede sonar exagerado, pero no lo es, esa misma noche también derrotaría a Moses con la preparación que lleva”, agregó el venezolano.

Para Vásquez, Alfaro puede resolver de cualquier manera la pelea contra el japonés, por la pegada que tiene para su categoría.

“Es respetable su pegada y para el peso que tiene debe ser una de las más temibles. Soy más pesado (pelea en 147 libras) que él y he sentido sus puños por eso digo que con la preparación que tiene y sus virtudes, ni ese japonés ni el namibio le van a quitar el título. Alfaro puede ser campeón por buen rato si se lo propone”, concluyó Vásquez.