•  |
  •  |
  • END

Houston / EFE
Por segunda vez consecutiva los Hornets de Nueva Orleans lograron un aplastante victoria ante los campeones de liga, los Spurs de San Antonio, que les pone con ventaja de 2-0 en las semifinales de conferencia.

Nadie podía imaginar que los Hornets, con el base Chris Paul como estrella indiscutible, fueran a darle otra lección de baloncesto a los Spurs, a los que ganaron por paliza de 102-84 en el segundo partido de las semifinales de la Conferencia Oeste.

Como sucedió en el primer partido, la victoria fue convincente y merecida para los Hornets, que jugarán el próximo jueves el tercer partido en el AT&T Center de San Antonio.

Los Spurs nunca habían estado 0-2 abajo en la fase final de la NBA desde 2001, cuando los Lakers de Los Ángeles los barrieron por 4-0 en la serie por el título de la Conferencia Oeste.

Paul no sólo fue el máximo encestador del partido, con 30 puntos y 12 asistencias, sino que además acaparó todo el protagonismo y dio todo un espectáculo de buen juego y baloncesto ante unos campeones que no encontraron nunca respuestas a su juego, especialmente a partir del tercer periodo, que fue cuando se decidió el partido.

Junto a Paul, un veterano de mil batallas en la NBA, especialmente con los Kings de Sacramento, el alero serbio Peja Stojakovic, también les hizo daño a los Spurs con sus 25 puntos, en una noche inspirada en los tiros de triples.

Stojakovic anotó ocho de 13 tiros de campo, incluidos cinco de siete triples, y cuatro de cuatro desde la línea de personal, capturó seis rebotes y recuperó un balón.

El escolta Morrison Peterson aportó 12 puntos y el alero David West logró doble-doble con 10 tantos, diez rebotes y cinco asistencias.

Los Hornets, que hicieron un gran baloncesto de equipo, también tuvieron un 48,0 por ciento de acierto en los tiros de campo y el 58,8 (10-17) de triples, que iba a ser una de las claves del triunfo.

Las figuras de los Spurs volvieron a estar lejos de su mejor condición y aunque en la primera parte aguantaron con ventaja parcial de 43-42, en el tercer periodo desaparecieron.

El alero Tim Duncan, aunque logró 18 puntos y ocho rebotes, no pudo ser el líder que guiase a los campeones no sólo a la victoria sino al buen juego.

El base francés Tony Parker no estuvo inspirado en el juego de ataque ni pudo con Paul en el duelo individual al quedarse con sólo 11 puntos, cuatro rebotes y tres asistencias.

Los reservas Brent Barry y el argentino Manu Ginóbili lograron 14 y 13 puntos, respectivamente, que tampoco sirvieron para salvar a su equipo de la derrota.