•  |
  •  |
  • END

Un día después de un entrenamiento público de tres rounds de guanteo con Koji Aoki, como lo exigía la Comisión de Boxeo de Japón, el campeón del mundo José “Quiebra Jícara” Alfaro tuvo su primer encuentro con el retador Yusuke Kobori en un chequeo médico, seguido de una rápida conferencia por separado.

“Nos saludamos, estrechamos la mano sin mediar palabras”, dijo Alfaro vía telefónica desde Japón. “Es muy educado al igual que el resto de las personas que nos han tratado aquí. Tiene la misma estatura que yo, y no muestra una contextura física que impresione, como DeMarcus Corley”, agregó el nica antes de hacer su entrenamiento este jueves.

Alfaro se realizó un chequeo médico ayer en un hospital en Tokio, y luego habló con algunos periodistas sobre la pelea, al mismo instante que lo hacía Kobori en otro lado del edificio.

“Han insistido en preguntarme cómo voy a hacer mi pelea con Kobori, pero me limito a decir que estoy listo para fajarme en el ring y esperen la pelea para que vean lo que haré”, expresó Alfaro desde su habitación en el Bell Clasic Hotel.

El nica, que salió del último entrenamiento en 136 libras, sólo una encima del peso, negó que se haya empleado a fondo como han querido informar en Japón.

“Jamás iba a mostrar lo que voy a hacer en la pelea. Me dediqué a tirar algunos golpes y no con la velocidad que exige un combate por título. Tuve que guantear porque lo exige la Comisión de Japón, pero ni siquiera era un boxeador con las características de Kobori”, explica el nagaroteño, que defenderá por primera vez su corona de peso ligero.

El clima tampoco será problema para bajar la libra que tiene de más. Según Alfaro, la temperatura es próxima a los 15 grados centígrados, y a cuatro días de la pelea está comiendo tres veces al día ensaladas, frutas y muy poca carne, mientras hace más de una hora de entrenamiento en el Kadoebi Boxing Gym.

“Estoy soltando el cuerpo para relajarme y estar listo el día del pesaje. No estoy para nada nervioso, más bien concentrado en lo que vamos a hacer. Con mi entrenador Gustavo Herrera estudiamos cómo vamos a pelear con Kobori, y aunque veo mucha promoción de la pelea, eso me anima para imponerme el 19 de mayo”, comentó el monarca.

Los planes de Alfaro y Herrera son entrenar hasta el sábado, y concentrarse junto a Román “Chocolatito” González y sus apoderados de Prodesa, Fernando Sánchez y Silvio Conrado Jr., para crear el ambiente previo al combate, inspirado en cómo derrotar a Kobori.