•  |
  •  |
  • END

Desde Tokyo.- En el grupo de nicaragüenses que acompañan al campeón José “Quiebra Jícara” Alfaro para su defensa del cetro Ligero ante el japonés Tusuke Kobori, se encuentra el clasificado mundial, Román “Chocolatito” González, quien es de los más optimistas en el campamento instalado en el sobrio Hotel Bell Classic.

“Esa pelea no pasa del quinto asalto. Alfaro tiene la fortaleza y la preparación para noquear”, dice el popular “Chocolatito”. “Yo conozco al “Quiebra Jícara”, y jamás lo he visto tan fuerte. Además, el japonés es fajador pero no tiene la pegada de Alfaro, por eso me apunto al nocaut”, agrega.

El pequeño y explosivo peleador nicaragüenses es el encargado de inyectarle ánimo al grupo. González siempre está inquieto, dando bromas y espantando el aburrimiento. Está haciendo un gran trabajo levantando el voltaje de la escuadra.

“Alfaro anda en excelentes condiciones. En Nicaragua hizo 150 round de guanteo, y aquí sólo vino a mantenerse en forma, porque ya anda en el peso”, afirma Román.


Le pregunto: ¿Consideran que conocen bien a Kobori?
“Lo vimos en el gimnasio y la verdad es que no impresiona. Digo esto porque no tiene los músculos ni la fibra de Alfaro. Cuando estaba entrenando, los japoneses quedaron impresionados con el abdomen que presenta José. Cuando logre conectar al japonés, éste se derrumbará, de eso estoy seguro”, responde.


¿Cómo anda la asimilación de Alfaro?
“Se habla tanto de su pegada, que no se repara mucho en su resistencia. Con la preparación que tuvo, Kobori tendría que pegarle con un yunque para poder tumbarlo. Lo más importante es que José se siente atraído por los cambios de golpes. En ese terreno es doblemente peligroso, y Kobori va a percatarse de ello muy temprano. Si el japonés fuera un peleador elusivo y con variantes, Alfaro podría verse en problemas, pero no es así”.


¿Hay temor por las tarjetas?
“No, porque José con su presión, puede ir sumando puntos y mantenerse adelante. Lo decisivo es mantener la iniciativa y estar disparando golpes para sacar provecho de la mayor longitud de brazos”.