•  |
  •  |
  • END

Mientras se vive un ambiente contagiante por la primera defensa del campeón del mundo, José “Quiebra Jícara” Alfaro, con Yusuke Kobori; William “Chirizo” González, quien como ranqueado número uno estaba previsto a pelear en mayo por la corona de las 115 libras de la FIB con el monarca Joseph Agbeko, no se sabe en qué terminó.

Lo que sí se conoce es que González está en Nicaragua, pero no entrenando con Ramón “El Chino” Gutiérrez, quien viajó ayer con su hermano René González y Marlon “La Rata” Aguilar a México, para prepararse en el gimnasio de Nacho Beristáin.

El mayor de los “Chirizo” tampoco tiene planes de volver a Costa Rica, donde tuvo una discusión fuerte con su actual apoderado, el tico Efraín Vega, la que probablemente provocó su regreso al país en medio de una ruptura peligrosa entre manejador y boxeador.

Lo más preocupante en esta historia es que ni Don King, promotor del africano Agbeko, ni Warrior’s Boxing Promotion, de William, se han puesto de acuerdo dónde y cuándo montar la pelea; y en medio de este contexto conflictivo que rodea al nica todo se mira incierto.

Según se informa desde Estados Unidos, la FIB ha estado interesada en que se resuelva de una vez por todas la pelea Agbeko-González por un título, que tiene ocho meses de no estar en juego, desde que el africano le arrebató el fajín al también nicaragüense Luis Pérez, en septiembre del año pasado.

Otro factor que podría crear más incertidumbre sobre el futuro del nica, es la inestabilidad con la que se ha manejado desde que se convirtió en el retador número de la corona, luego de vencer en combate eliminatorio al panameño Mauricio Martínez.

Había dejado a Vega para firmar con Prodesa, un contrato que finalmente desistió por razones desconocidas, y volvió con el costarricense, precisamente quien es su actual apoderado; pero se regresó a Nicaragua acarreando ahora la “fama” de ser un boxeador difícil de manejar.

De las pocas cosas que tiene a su favor, es que William González está ranqueado en la FIB, uno de los organismos más estrictos en mantener al número uno en esa posición, más cuando viene de ganarse el puesto en un combate eliminatorio como es el caso del nica.