•  |
  •  |
  • END

En el fútbol existen jugadores que juego tras juego, temporada tras temporada, han demostrado que tienen la habilidad para definir partidos por sus propios medios. En partidos cerrados, en los que el equipo deambula sin rumbo, se inventan una gambeta, un tiro libre, un pase entre líneas o una escapada.

Esta temporada, el Real Estelí cuenta con los servicios de Ricardo Vega, el delantero con más goles anotados en la campaña. Sus 35 dianas son un récord para la franquicia roja y blanca. Vega derribó el récord anterior en poder de Elmer Mejía, quien en la temporada 2006-2007 había marcado 33.

Aunque es verdad que cualquier jugador puede producir una genialidad salvadora en cualquier momento, todos sabemos que están los que las hacen con cierta regularidad, los que son el blanco de todas las miradas cuando su equipo está contra la pared, los llamados virtuosos.

¿Pero que tan importante son hasta ahora los goles del Chichigalpino? A simple vista podemos pensar que se trata del jugador más desequilibrante que ha vestido la franela del Real Estelí, sin embargo la realidad es otra. Por este conjunto pasaron jugadores que dejaron huellas indelebles en la memoria de los aficionados.

Vega es rápido, dentro del área siempre es un peligro, pero no es único en este país; no alcanza aún la dimensión de ser el jugador que decida partidos.

¡Ah!, pensarán algunos: “¡pero hizo cuatro goles en un juego, tiene partidos con tres, y sino pregúntenle al San Marcos!”. Es cierto, pero Vega sigue sin llenar el vacío que dejaron algunos jugadores dentro del club rojiblanco.

Veamos; Rúdel Calero fue un villano dentro del área. Rúdel es uno de los delanteros más completos del fútbol nacional, el mejor que ha pasado por el Real Estelí. El costeño tiene velocidad, un gran remate de cabeza --el 95% de sus goles los marcaba cabeceando--. Además adquirió mucha habilidad, así como seguridad y confianza en su fútbol.

También es excepcionalmente bueno y lo sabe, pero la falta de madurez frenó su rendimiento, hasta el punto de verse envuelto en una especie de arrogancia que alimentaba su ego y terminó consumiendo su apetito goleador.

La relación Calero-Estelí fue perfecta. Una sola imagen define su manera de ser. Frente al Real España de Honduras, Calero marcó los goles en el momento oportuno con los que Estelí avanzó a las eliminatorias de equipos Campeones y Subcampeones de Uncaf.

El “papo” especialista en genialidades
El perfil de Selvin Álvarez era diferente, principalmente en la manera de encajar en el club. En el Estelí muchas veces fue el jugador más importante: cuando el equipo estaba en problemas, cuando el juego era cerrado, la afición del Estelí, y el cuerpo técnico esperaban una genialidad del “10”.

Todos esperaban verle una asistencia o marcando un gol. Selvin le dio al Estelí dos campeonatos, sepultando con exquisita definición en dos oportunidades a sus rivales.


Colón se despidió con tres goles en una final
César Colón. El veterano jugador hondureño que marcó tres goles en una final, no puede pasar inadvertido. El escenario era el apropiado, su equipo venía de perder el partido de ida, pero en el Estadio Independencia encontró la catedral perfecta para esculpir su imagen de inmortal y despedirse por la puerta del frente del fútbol.

Estos tres jugadores no marcaron los treinta y cinco goles de Ricardo, pero demostraron su clase y constancia en el fútbol nacional.


¡Cuidado con Vega!
Los aduladores entretienen a Ricardo Vega, lo encubren para que no se presente a los entrenamientos, endulzan su oído considerando que es el mejor. Pero, ¿cuántos goles importantes marcó en el Torneo de Clausura? Falló ante Ocotal en dos partidos, ante Diriangén y Walter Ferreti pasó inadvertido. Coincidentemente con estos tres equipos el Estelí perdió.

Vega no luce aún sus mejores argumentos, sus goles son contra equipos de media tabla hacia abajo. Señores, el camino a recorrer es largo; Vega necesita imperiosamente mejorar su fútbol, concentrarse en su trabajo; limitarse a sus entrenamientos para alcanzar la dimensión de los goleadores que definen en partidos importantes.