•  |
  •  |
  • EFE

La tenista suiza Martina Hingis, ex número uno mundial, anunció este jueves su retirada de la actividad deportiva tras haber dado positivo por cocaína en un control antidopaje en Wimbledon-2007, aunque defendió su inocencia, en una rueda de prensa en Zúrich (Suiza).

"He decidido retirarme debido a estos motivos (sospechas de dopaje), problemas en la cadera y mi edad (27 años)... Soy sospechosa de haberme dopado con cocaína en el torneo de Wimbledon. Esta sospecha es terrible y he decidido marcharme", dijo en la conferencia.

Por su parte, la WTA afirma no tener noticias de este resultado positivo que menciona la jugadora.

WTA sin comentarios
"La WTA no recibió ninguna información oficial respecto al resultado positivo por dopaje mencionado por Martina Hingis en conferencia de prensa, por lo que no estamos en condiciones de hacer comentarios", señaló Larry Scott, jefe ejecutivo de la WTA.

Scott añadió que hay que respetar "la presunción de inocencia hasta que se pruebe lo contrario", tildando a Hingis de "gran campeona".

La tenista de origen eslovaco reivindicó su inocencia. "Yo no me dopé, soy inocente. Tengo pánico al consumo de drogas", añadió. "Nunca pensé en una vida con dopaje, no me he dopado ni nunca probé drogas", continuó, con voz calma pero visiblemente emocionada.

Para Hingis hubo irregularidades en el procedimiento, pues afirma que tras un primer positivo otra prueba capilar realizada a petición suya fue negativa, y otro nuevo test confirmaría luego el resultado inicial.

"Cuando me dijeron que había dado positivo por cocaína quedé asombrada", afirmó, añadiendo "entonces pedí otra prueba capilar que dio negativa. Pero, un nuevo test dio el resultado contrario, fue positivo", explicó, al tiempo que aseguró que sus abogados detectaron irregularidades en el procedimiento, pero que pelearlo podría dar lugar a una batalla legal interminable.

"Las autoridades tendrán que admitir que se equivocaron. Son incapaces de demostrar que la orina (de la muestra positiva) proviene de mí", sentenció la tenista antes de abandonar la conferencia de prensa.
Se retira por segunda vez
La tenista, de 27 años, nacida en Kosice, Eslovaquia, y nacionalizada suiza, dominó el circuito femenino a finales de los años noventa, cuando aún era una adolescente, y con 16 años fue la número uno más joven de la historia.

Ganó cinco torneos de Grand Slam en su carrera (Abierto de Australia 1997, 1998 y 1999, Wimbledon y US Open en 1997), y fue dos veces finalista en Roland Garros (1997 y 1999).

En 2003, aún con 22 años, la jugadora decidió retirarse a causa de sus recurrentes lesiones, para dedicarse a los caballos y comentar partidos para la televisión de su país adoptivo.

A fines de 2005 anunció su regreso a los courts, lo que concretó en 2006 y abandonó nuevamente esta jornada de manera aparentemente definitiva.

A pesar de sus detractores, la tenista logró en una temporada dos títulos (41º y 42º de su carrera) y ubicarse en el séptimo puesto de la WTA.

Martina Hingis fue conocida tanto por su talento como por sus amoríos, y también por sus declaraciones fuera de lugar. En particular cuando dijo que la francesa Amélie Mauresmo era "medio hombre", tras salir llorando del court central de Roland Garros cuando perdió la final de 1999 ante la alemana Steffi Graf, en la que fue silbada por el público por sus desplantes y permanentes discusiones con el árbitro de silla.

Amada u odiada, la jugadora abandona el circuito en momentos en que se encuentra en un digno 19º puesto en el escalafón WTA.