•  |
  •  |
  • END

El presente de José “Quiebra Jícara” Alfaro fue tan efímero que ahora su futuro depende de la promoción que le pueda dar Don King sin un fajín en su cintura, y eso es como esperar que Michael Jackson decida ser negro otra vez.

No firmaron una opción para una revancha (prohibidas en la AMB), y a pesar de que Juan González, ejecutivo de la oficina del polémico promotor, dice que “seguiremos trabajando con Alfaro, es un muchacho que nos cae bien y que aún tiene la oportunidad de pelear por un título”, la experiencia de otros peleadores nos obliga a ser escépticos.

Para que eso pase hay que esperar con paciencia de tortuga y pegarse como garrapata para que King te incluya en sus planes. Alfaro está en una categoría que siempre fue atractiva en Estados Unidos, pero que hoy en día carece de figuras.

Nos gustaría pensar que todo va a cambiar ahora que Alfaro no es campeón, pero eso es difícil de probar. Ricardo Mayorga, Rosendo Álvarez y Luis Pérez han tenido sus títulos en la mano y por un buen rato se llenaron de telarañas.

Boxísticamente Alfaro tiene futuro. Recuerden que a él le bastó una victoria en el KO a las Drogas de la AMB para recibir su oportunidad por la corona, incluso viniendo de tres derrotas en sus últimas cuatro peleas.

Sin la corona estás expuesto a permanecer a un lado... Luis Pérez va a cumplir más de un año que no pelea desde que perdió la corona con Joseph Agbeko. El futuro de Alfaro no está en discutir si puede o no volver a ser campeón del mundo, es si alguien está interesado en abrirle otra puerta.

El recién coronado Kobori está obligado a defender frente a un hombre que parece le quitará la corona en la primera defensa, el namibio Paules Moses, vencedor por nocaut en dos vueltas en su último pleito.

Alfaro puede aparecer como opción para medirse a campeones que quieren hacer peleas no muy peligrosas, como Nate Campbell y David Díaz, o para aumentarle el récord a boxeadores prometedores como Devon Alexander o Timothy Bradley.

Ojalá nos equivoquemos rotundamente, pero nadie saldrá corriendo para darle una oportunidad de la corona a “Quiebra Jícara”, tendrá que pasar un buen tiempo antes que eso suceda, y mientras eso llega tendrá que ser un estelar en el terruño y ante boxeadores que generen interés entre el público.

Puede que muchos pensemos que en una revancha el nica derrote a Kobori, pero usted y yo sabemos que sin opción firmada esa pelea no llegará, menos si King está de por medio, no porque no quiera, sino porque no le genera un solo centavo de ganancia.