•  |
  •  |
  • END

El técnico del Chelsea, el israelí Avram Grant, cree que ni él ni su colega escocés en el Manchester United, Alex Ferguson, lograrán “sorprenderse” mutuamente en la final de “Champions” mañana miércoles en Moscú, y mostró en Cobham, donde tiene el club su campo de entrenamiento, su asombro ante el “debate” que existe en Inglaterra en torno a su futuro en esta entidad.

En el día de puertas abiertas a los medios de comunicación, en el campo de entrenamiento del Chelsea en Cobham, en el condado de Surray (al sur de Londres), el israelí tuvo que responder a una avalancha de preguntas acerca de su futuro inmediato en el club de Londres, pese a haber llevado a los “Blues” a la final de la “Champions” por primera vez en la historia del equipo.

Un raro debate
Grant se mostró confiado en que continuará al frente de la formación la próxima temporada. “Encuentro raro este debate (su permanencia en el club) porque tengo un contrato valedero por cuatro temporadas, y aunque se trate de un contrato entre amigos (por su relación con el dueño de la entidad, el ruso Roman Abramovich), no dejamos que la amistad interfiera en los negocios”.

Se negó, sin embargo, a hablar del futuro de jugadores como el marfileño Didier Drogba, frecuentemente vinculado al Real Madrid, o del inglés Frank Lampard. “No voy a hablar de la próxima temporada. Básicamente, estamos contentos con cómo está ahora el equipo. Ha hecho cosas increíbles este año”, observó.

Nos conocemos
“Siempre que creamos historia, queremos que sea la base del futuro. Estamos muy contentos de estar en la final por primera vez, pero queremos continuar en esta línea”, señaló. Sobre el partido en Moscú, no deparará ninguna sorpresa. “Conocemos sus debilidades, conocemos sus puntos fuertes. Y a ellos les ocurre lo mismo”.

Además, el israelí aseguró que no logra desconectar por la intensidad de su profesión. “Cuando eres entrenador no puedes desconectar. Es una profesión de 24 horas, porque tu trabajo no es correr, es pensar”.

Expresó su enojo ante la forma de arbitrar de algunos colegiados ingleses, en particular hacia Steve Bennett, quien arbitró el último partido de la temporada entre el Manchester United y el Wigan el pasado domingo, en una jornada en la que se decidía el título, que se llevó la plantilla de Alex Ferguson.

Creo en el juego limpio
El técnico agregó: “Creo que en la tradición del juego limpio en Inglaterra. Contra eso no diré nada, pero lo que ocurrió es lo que yo esperaba. En Inglaterra hay muy buenos árbitros, pero hay otros, unos cuantos que pueden influir en el juego, como lo que habéis visto”, observó, en alusión a ese colegiado.

Grant puso otro ejemplo para ilustrar su malestar en este sentido. “Creo que en nuestro partido contra el Manchester en Old Trafford, el árbitro (Mike Dean) influyó algo en el resultado, sin duda. Esto lo sabemos y creo que la tarjeta roja a Mikel John Obi en ese partido no debería haber sido una roja, y creo que Paul Scholes debería haber sido expulsado el domingo pasado. Pero esto ya se ha terminado y felicito al Manchester United”.

Se escapó la Liga
Sobre cómo transcurrieron las últimas jornadas de la “Premier”, donde concluyeron la campaña segundos clasificados a dos puntos de distancia del United, señaló: “Puedo decir que después del partido que ganamos contra el Manchester United para igualarles en puntos, sabíamos que tendrían que jugar contra el West Ham United en casa y contra el Wigan a domicilio, y eso ya no estaba en nuestras manos”.

Además, Grant anticipó un gran futuro para la plantilla de Stamford Bridge. “Hemos creado tradición, una tradición que comenzó hace unos años cuando el equipo se metió en la semifinal de la ‘Champions’ por primera vez y el año que viene se verá una plantilla más madura, y ésta no será la última vez que llegaremos a una final europea”.