•  |
  •  |
  • END

Diriangén recibirá mañana a Real Estelí en un “clásico” que mantiene su interés, a pesar de que el anfitrión aseguró ya su boleto a la semifinal del torneo nicaragüense de fútbol Clausura 2008.

El estadio Cacique Diriangén acogerá el más esperado de los encuentros de la competencia, en momentos en que la etapa clasificatoria aparentemente ya se decidió y sólo el fanatismo y la ubicación del Estelí despiertan el interés.

Ambos oncenos llegan al “clásico” en situaciones diferentes. Diriangén, que después del empate sin goles con Real Madriz el miércoles descendió hasta la tercera posición con 32 puntos, le saca seis de ventaja al Estelí, que tratará de acercarse al puesto que ocupa su archirival, y la única forma de lograrlo es derrotando a los Caciques.

Para los blanquinegros será el momento de presentar a su afición la condición de favoritos al título y reafirmar el dominio sobre los estelianos, asegurando la unidad de la plantilla alrededor del técnico Martín Mena y la junta directiva.

Por los actuales campeones saldrán a la cancha todos los habituales, incluidos Elmer Mejía, quien cumplió fecha de suspensión por acumulación de tarjetas amarillas. Otoniel Olivas mandará a la cancha a su equipo de lujo en busca de los tres puntos que le permitan soplar la espalda de su máximo rival.

Diriangén no contará con Donald Parrales, lesionado en la pierna derecha, la que demorará meses en sanar, además del castigado Remy Vanegas.

Mañana se producirá la edición 124 de los “clásicos” enfrentamientos Diriangén-Estelí, que iniciaron el primero de agosto de 1965 con triunfo 7-0 de los Caciques sobre los estelianos. El recuento histórico lo domina Diriangén con 68 triunfos, 29 empates y 26 derrotas.