•  |
  •  |
  • END

Edmilson se despidió del Barcelona como correspondía a su estilo durante sus cuatro años en el Camp Nou: rogando y con el mazo dando. “Doy las gracias a los que me han permitido hacer realidad el sueño de jugar en el club más importante del mundo”, dijo para empezar.

Luego, atizó a Ronaldinho: “Aún puede dar mucho de sí mismo. Falta que quiera hacerlo”. E insistió: “Él sabe lo que debe hacer; y la gente que le rodea también. De él depende volver a ser el mejor futbolista del mundo. No rinde como debía y es consciente de que ha de cambiar para revertir la situación. En el vestuario se lo hemos dicho, yo el primero, pero falta que él quiera”. “Pasa por un momento difícil y depende de él”, concluyó.

Precisamente, anoche cenaron juntos Joan Laporta, el presidente del Barça, y Adriano Galliani, vicepresidente del Milan, para tratar de avanzar en la contratación de Ronaldinho y Zambrotta por el club rossonero.

Edmilson criticó también la gestión del grupo usando una parábola: “Esto es como si tienes dos hijos y les dejas hacer siempre lo que ellos quieren. Al final, ya se sabe...”, explicó quien hace unos meses denunció que había alguna oveja negra dentro del vestuario. “No me gustaría quedar en el recuerdo por haber equivocado una frase, sino por mi conducta. Siempre he tratado de ayudar”, matizó.

Tras jugar 71 partidos de la Liga: 12 de la Liga de Campeones, diez de la Copa y dos de la Supercopa en cuatro temporadas, marcadas por las lesiones; Edmilson no ha logrado ningún gol. “En el campo, no, pero sí en la vida. Dejó muchos amigos, y el orgullo de haber trabajado en un club que es más que un club”, adujo emocionado. El próximo lunes será presentado como nuevo jugador del Villarreal, informa Javier Pérez.

Keita (Bamako, Malí; 1980) lo hará en el Barcelona. El medio del Sevilla pasó ayer la revisión médica en la capital catalana, y cerró el acuerdo por cuatro cursos. Sólo falta que el Barça y el Sevilla se pongan de acuerdo en una cosa: si se pagan los 14 millones de la cláusula, lo que supondría asumir el IVA, o se pacta un traspaso normal.

No está tan claro qué piensa hacer Henry, quien en declaraciones a L’Equipe asumió ayer haberse planteado dejar la selección francesa al término de la Eurocopa de Austria y Suiza. “No lo sé, debo pensarlo”, dijo. Justo lo que le pasa con los tres años de contrato que le quedan por cumplir en el Barcelona. “Ahora mismo soy jugador del Barça. Me ilusiona la llegada de Pep Guardiola, pero no sé qué pasará”, admitió tras calificar de “penosa” la temporada que ha vivido en el Camp Nou.